Batiburrillo.net

Inicio » Curiosidades » Otros » Comiendo al borde del abismo

Comiendo al borde del abismo

En nuestro diario deambular por calles y plazas descubrimos acontecimientos que nos ponen en vilo. Encontramos a personas que tratan de llamar nuestra atención y la del resto de viandantes con actitudes que se salen fuera de lo común. Algo similar ocurre cuando nos sentamos delante del televisor y observamos lo que nos muestran en la pantalla, puede ser un telediario o cualquier otro programa, en todos se ven acciones que no tienen sentido. Leemos en periódicos y revistas hechos similares. En este mundo hay muchas personas que no respetan las más elementales normas, que, entre otras cosas, desprecian las más sencillas normas de seguridad.

El sentido del respeto

Los humanos somos seres sometidos a muchas presiones, cada vez más. La sociedad actual está plagada de exigencias, nadie dispone de libertad para hacer lo que le da la gana. Debe respetar las normas, atender a lo que está marcado, considerar que no es un ser único, que hace lo que quiere, pero por lo que se puede observar esto no es así. Si todos tuviéramos en cuenta lo que es el respeto, la vida sería más sencilla. Desaparecerían las crispaciones, la ilusión iluminaría los rostros. Pero sabemos que esto es casi imposible. ¿Cómo podemos hablar de respeto hacia los demás si no nos respetamos a nosotros mismos?

VER TAMBIÉN:   ¿Cuánto dura un cepillo de dientes?

Comiendo al borde del abismo

El valor de la vida

No es función de este artículo el enumerar algunos de estos hechos y actitudes, las que afectan a nuestra seguridad, no trataremos de sugerir soluciones, de hacer recomendaciones para todos esos seres insociables (¿o antisociales?) que complican la vida del resto de los mortales. Sólo queremos que los que vean la imagen que tenéis arriba reflexionen y traten de evaluar los riesgos gratuitos que corren los dos obreros que aparecen en la imagen. ¿Cómo es posible que haya personas que se atreven a jugar con su vida gratuitamente, sin obtener nada a cambio, complicando la existencia de todas las que dependen de ellas? Aunque sin llegar al nivel de riesgo mostrado, hay obreros que se suben a andamios y tejados sin ningún tipo de protección, lo vemos cada día y leemos las consecuencias de su irresponsabilidad al examinar distintos medios de comunicación. ¡Qué poco valoran la vida algunos, la suya y la de los demás!

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario