Batiburrillo.net

Inicio » Software » Internet » Crear un favicon

Crear un favicon

Si te fijas en la dirección de este blog, que aparece en la parte superior de tu navegador web, verás que a la izquierda tiene un pequeño icono. Esa imagen se llama favicon y puede estar en cualquier directorio de tu servidor o en el directorio raíz. En este último caso no es necesario que lo referencies en las páginas de tu sitio para que aparezca en los navegadores actuales. Si lo deseas, también puedes introducir una etiqueta, en la sección HEAD de cada página, que recoja la URL del favicon. Algo similar a lo siguiente:

<link rel=”shortcut icon” href=”http://www.batiburrillo.net/wp-content/themes/sahifa/favicon.ico” title=”Favicon” />

Como crear un favicon

Si no poseemos una herramienta adecuada, tendremos dificultades para crear este icono que le otorga un carácter personalizado a nuestra web. Con favicon.cc podremos solventar esta dificultad. Disponemos de una herramienta para crear el icono que deseemos utilizando un tapiz cuadriculado en el que iremos introduciendo pixeles de diferentes colores que conformen la imagen que queremos conseguir. También existe la opción de importar una imagen desde nuestro ordenador para convertirla en un favicon.

VER TAMBIÉN:   Lubith, generador de temas para WordPress

Crear un favicon

Más…

El resultado de nuestro diseño lo podremos descargar para subirlo posteriormente a nuestro servidor. También podremos publicarlo en el sitio bajo una licencia Creative Commons.

IMPORTANTE: Aunque ya hemos hablado en otra ocasión de esta aplicación web para crear un favicon, consideramos que era interesante recordar su existencia. Hemos hecho, como podréis comprobar comparando este artículo con el que aparece en los enlaces relacionados, un nuevo análisis.

Enlace | favicon.cc

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario