Batiburrillo.net

Inicio » Curiosidades » Cuando el libro no es para leer

Cuando el libro no es para leer

No, no acabas de leer mal (perdón por la redundancia), el título de este artículo es verídico, os presentamos “libros que no son para leer”. De siempre hemos sabido que un libro es un objeto que contiene texto y/o imágenes. Hay libros de historia, de literatura, de ciencia, de tecnología… Si vas a una biblioteca encontrarás multitud de estanterías plagadas de libros. En muchos hogares hay una o más habitaciones con libros de todo tipo ocupando los estantes de distintos tipos de muebles. Los aficionados a la lectura tenemos uno o dos sobre la mesilla de noche.

Cuando el libro no es para leer

Pero no siempre es así. Hay muchas personas que, a pesar de saber leer, nunca han leído una obra literaria, pero hay muchas posibilidades de que en su casa haya unos cuantos libros como objetos de adorno (es un signo de cultura, para que lo vean los visitantes). Lo que no tiene mucho sentido es que se fabrique un libro, dicen que a mano, para utilizar con un fin totalmente distinto del habitual. No son contenedores del arte que encierra la palabra sino de botellas de licor.

VER TAMBIÉN:   dotEPUB, para convertir páginas web en libros electrónicos

¿Quieres servirte un whisky? Te acercas a la estantería y coges entre tus manos aquel libro (¡ficticio!) de atractivas pastas, profusamente decoradas. Lo abres y, ¡oh sorpresa!, en su interior no hay hojas con olor añejo sino una botella. Los tienes de todo tipo. El que os ofrecemos está pensado para los amantes o los profesionales del derecho. Son libros para beber.

Enlace | Bender Bound

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario