Batiburrillo.net

Inicio » Curiosidades » Cuando el sueño aprieta

Cuando el sueño aprieta

He conocido y conozco personas que se pueden quedar dormidas en cualquier lugar y situación, apoyadas en al esquina de una puerta, sobre la mesa en una ruidosa cafetería, en el ascensor que las lleva a un décimo piso, y otros espacios inverosímiles. Cuando se sale de juerga y el alcohol satura el sistema sanguíneo y linfático, hasta es posible dormir de pie, tal como cuenta uno de los estribillos de una conocida canción de mi tierra: “Vivir na Coruña que bonito é, andar de baranda e dormir de pé”.

Cuando el sueño aprieta

Pero lo que nunca me imaginé es lo que acabo de descubrir en la fotografía que os ofrezco. Los tres se han compinchado para disfrutar de un sueño reparador, mejor, las vacas se han puesto en la posición adecuada para que el granjero (o tal vez ganadero) consiga una postura cómoda y relajante. Cuando el sueño aprieta, todo vale. (Presupongo que el dormilón no tiene nada que ver con el de Así se baila. Si no fuera así, podríamos justificar la postura, tras el destrozo corporal que le provocó el ejercicio).

VER TAMBIÉN:   Más saludable, dormir ocho horas en dos sesiones de cuatro

Imagen vista en Daily Picks and Flicks

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario