Batiburrillo.net

Inicio » Varios » Observatorio » El gato relajado

El gato relajado

Hay muchos que siguen creyendo que los animales que viven con los humanos son tontos. Opinan que han sido secuestrados y, tras descubrir lo cómodo que es vivir en una casa o en un piso, se dejan llevar por lo que otros (nosotros) proponen. Pero eso no es así. Un gato o un perro convertidos en mascotas se humanizan con el paso del tiempo. Adquieren las costumbres de sus amos. Se someten a sus caprichos.

El por qué de la gordura del gato

El gato de la foto es un fiel reflejo de lo que atañe a otros muchos de su misma especie y a unos cuantos allegados. Está gordo, muy gordo, seguro que tanto o más que su amo o ama. Él o ella le llenan todos los días la barriga. Sólo quieren que esté feliz, y para el gato la comida colma sus satisfacciones. La falta de ejercicio contribuye al engorde, no quema calorías. La ausencia de preocupaciones refuerza aún más su tendencia a ganar peso.

VER TAMBIÉN:   Editar fotos online con Photocat

El gato relajado

¿Qué estará pensando el gato?

¿Te has fijado en su cara? Los ojos están más cerrados que entornados. Apoyado sobre la alfombra que ha colocado (¿o no sería él?) en el borde de la ventana, se pierde en cavilaciones desconocidas, que nunca nadie podrá conocer, son indescifrables. El felino disfruta del aire, quizás cálido, de la primavera, preñado del aroma que despiden las flores que tiene enfrente. Me recuerda a doña Virtudes, aquella mujer que se pasaba horas enteras dormitando en la ventana, tal como hace el gordo gatito. Y el tiempo sigue desgranando las horas…

He descubierto al gato en Daly Picks and Flicks.

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario