Batiburrillo.net

Inicio » Varios » El Tema » Flame, el spyware más potente

Flame, el spyware más potente

Flame es según algunos expertos el software espía más potente conocido hasta el momento. Supera en efectos nocivos a los conocidos Duqu y Stuxnet. En Securelist, un blog que depende de la empresa de seguridad informática Kaspersky, nos hablan de lo que es capaz de hacer en los ordenadores infectados. En sus actuaciones espía todo lo que hace o hacen el usuario o usuarios de cada equipo. Es capaz de robar documentos, de interceptar conversaciones efectuadas a través de Skype, de realizar capturas de pantalla para analizar aplicaciones en ejecución, o de captar datos que fluyen a través de programas de mensajería instantánea, entre otras acciones. Y no se queda ahí, también puede infectar el protocolo de conexión Bluetooth y robar la información de los aparatos que se encuentran en las proximidades. Todos los datos recabados son enviados a los atacantes.

Flame, el spyware más potente

Kaspersky considera que hay alrededor de 600 ordenadores infectados con Flame, repartidos, sobre todo, en Irán, Israel, Palestina, Sudán, Siria, Líbano, Arabia Saudí y Egipto. El archivo infeccioso, mezcla de gusano y troyano, tiene un peso de aproximadamente 20 MB. A pesar de su pequeño tamaño es capaz de tomar el control de la máquina (ordenador), sometiéndola a sus acciones. Soporta el añadido de módulos que incrementan sus capacidades. Se considera que este sofisticado spyware no es obra de ciberdelincuentes comunes sino de una organización que trabaja para el gobierno de un estado, que lo que persigue es conseguir información relevante. La zona geográfica en la que está actuando alimenta esta teoría.

VER TAMBIÉN:   Conexiones sinápticas en un chip

Fuente | Securelist

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario