Batiburrillo.net

Inicio » Varios » El Tema » Irán: la tenebrosa máquina de amputar dedos

Irán: la tenebrosa máquina de amputar dedos

Todos conocemos los adagios, “quien a hierro mata a hierro muero” y “ojo por ojo, diente por diente”. Son dos frases que definen en pocas palabras acciones de castigo para los que se equivocan, los que cometen una felonía, por inconsciencia o por necesidad. Está claro que la muerte es algo que no se debe consentir, que los asesinos deben recibir su castigo, pero la única forma posible es aislándolos de la sociedad, por ser seres insociables (aunque tal vez sólo momentáneamente), encerrándolos en una celda. Cuando alguien comete un robo debe también pagar con la cárcel, permaneciendo encerrado el tiempo que esté en consonancia con la magnitud del delito, pero nunca debe recibir un castigo que atente contra su integridad física.

En Irán le cortan los dedos a los que roban

Esto, que es indiscutible para la mayoría de nosotros, no tiene el mismo significado en algunos pueblos en los que el castigo físico, con resultados irreparables, prima sobre todos los demás castigos. Acabamos de descubrir en The Telegraph una tenebrosa máquina construida y utilizada en Irán que tiene como fin el cortar los dedos de los ladrones. (La fotografía que acompaña el artículo muestra a un hombre con los ojos vendados y los dedos amputados por la citada máquina. La imagen ha sido difundida, se supone que con fines persuasorios, por una agencia oficial de prensa iraní).

VER TAMBIÉN:   ¿Qué pasa si mi perro ladra?
Irán: la tenebrosa máquina de amputar dedos
Imagen de la agencia INSA

Tras ver tal monstruosidad y sin encontrar ningún tipo de argumento que disculpe tal invento, me surge una pregunta, ¿y qué pasará si la justicia se equivocó con el supuesto ladrón, le repondrán los dedos amputados? Está claro que cualquiera se puede equivocar, el ladrón que robó, tal vez para comer y dar de comer a sus hijos, y el juez que lo juzgó, que quizás se equivocó de persona.

Según la noticia publicada por el medio inglés, al parecer obtenida de la agencia de noticias INSA, el prisionero amputado había sido condenado por robo y adulterio. ¡Qué difícil es la profesión de verdugos! Me refiero a los tres encapuchados que acompañan al reo con el fin de consumar la amputación. ¡Terrorífico!

Enlace | The Telegraph

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario