Batiburrillo.net

Inicio » Curiosidades » Imaginación » La genialidad de Groucho Marx

La genialidad de Groucho Marx

La genialidad de Groucho Marx

Fue, sobre todo actor, pero también se dedicó a escribir. Pertenecía al grupo familiar de los Hermanos Marx, que marcaron una época en la historia del cine. Groucho Marx debutó en el mundo del espectáculo cuando sólo tenía 15 años. Lo hizo como cantante solista. Se unió con sus hermanos para actuar en revistas musicales y en el vodevil. De ahí, después de una primera incursión en el cine con una película muda que fue un fracaso, firmaron un contrato con la Paramount, con la que filmaron varias películas de notable éxito. No vamos ahora a hablar de sus virtudes como actor sino de su genialidad, de su capacidad para plasmar en palabras pensamientos profundos, en los que el humor es su principal aderezo.

Frases de Groucho Marx

  • ¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!
  • ¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Que ha hecho la posteridad por mi?
  • O usted se ha muerto o mi reloj se ha parado.
  • El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho.
  • La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.
  • La política no hace extraños compañeros de cama. El matrimonio sí.
  • El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución.
  • El matrimonio es la principal causa de divorcio.
  • El verdadero amor sólo se presenta una vez en la vida… y luego ya no hay quien se lo quite de encima.
  • Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer.
  • Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no los conozco muy bien.
  • Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años!
  • Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro.
  • La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música.
  • Bebo para hacer interesantes a las demás personas.
  • Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente.
  • Una cita a ciegas puede convertirse en un cerdo con sombrero y un bolso de mujer.
  • Partiendo de la nada alcance las más altas cimas de la miseria.
  • No piense mal de mí, señorita. Mi interés por usted es puramente sexual.
  • He pasado una noche estupenda. Pero no ha sido esta.
  • Lo malo del amor es que muchos lo confunden con la gastritis y, cuando se han curado de la indisposición, se encuentran con que se han casado.
  • En las fiestas no te sientes jamás; puede sentarse a tu lado alguien que no te guste.
  • Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo.
  • ¿Quiere usted casarse conmigo? ¿Es usted rica? Conteste primero a la segunda pregunta.
  • Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros.
  • ¿Que por qué estaba yo con esa mujer? Porque me recuerda a ti. De hecho, me recuerda a ti más que tú.
  • Perdonen que no me levante. (Epitafio de Groucho).
VER TAMBIÉN:   Confesiones del viejo Kirk

NOTA: Este artículo lo escribí hace ya algunos años. Ahora lo vuelvo a traer a portada por el interés que puede suscitar en algunas personas.

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario