Domingo , 20 abril 2014
Artículos Recomendados
Inicio » Juegos » Los Mejores Partidos de la Historia de la Selección
Los Mejores Partidos de la Historia de la Selección

Los Mejores Partidos de la Historia de la Selección

Cada vez queda menos para la llegada del Mundial de futbol que se celebrará en Brasil del 12 de junio al 13 de julio, según BWIN, en estos momentos España es la cuarta favorita. Todo los futboleros del país, tienen la ilusión de volver a sentir lo que en 2010 nos dio la Roja. La sensación de que somos los mejores en algo. En algo tan nuestro como es el Fútbol. Porque fueron muchos los años en los que el equipo español volvía a casa antes de que se acabase el torneo. En los que árbitros, jugadas de mala suerte, o simplemente mal juego de la selección, hacían que las ilusiones de todos los españoles se esfumasen con mucha más velocidad de la que había llegado.

En 1920 la Selección Española de Futbol  jugo por primera vez partidos con otros combinados nacionales. Fueron en los juegos olímpicos de Amberes. En esa competición, donde la escuadra española consiguió la medalla de plata, fue donde se apodó por primera vez a la selección como La Roja, o más concretamente la Furia Rossa. Según cuentan las crónicas de la época los italianos apodaron a la selección de ese modo, por su fuerza en el terreno de juego.

El fútbol ya era un deporte que levantaba pasiones, por Europa y América. Pero no fue hasta 1930 cuando se jugó por primera vez un mundial, concretamente en Uruguay. Y tuvimos que esperar hasta  1934 para poder ver participar por primera vez la selección absoluta de fútbol. En esta primera participación llego hasta los Cuartos de Final, consiguiendo el quinto puesto. Desde entonces ha sido la anfitriona de un mundial, el de 1982, y ha participado en 13 mundiales, siendo su participación decimo tercera en un mundial la que le llevó a subirse a lo más alto del pódium, o mejor dicho, ha conseguir la Copa que le proclama durante 4 años como el mejor equipo de Fútbol del mundo.

Pero hasta llegar a la famosa final en el estadio Soccer City de Johannesburgo, la Roja tuvo que pasar mejores y peores momentos en los mundiales. Partidos que prefieren ser olvidados por todos los protagonistas, y otros que pasaron a la historia. Como el clásico que se disputó en el Mundial de Brasil, pero de hace 64 años.

Zarra

El Mundial de 1950, enfrentó en el último partido de la fase de grupos en el Estadio Maracaná de Rio de Janeiro, a España contra la selección de Inglaterra, que era la primera vez que participaba en un mundial como selección autónoma. Los ingleses iban de favoritos para la victoria final en el torneo, eran ellos los inventores del deporte. Muy buenos jugadores formaban sus filas y necesitaban la victoria para poder clasificarse. Todo el país estuvo en vilo durante los 90 minutos del partido, gracias a la retrasmisión que estaba haciendo en directo desde Radio Nacional de España el mítico periodista Matías Prats. En la primera parte, con dominio inglés no hubo cambio en el marcador. Fue en el minuto 4 de la segunda parte cuando Zarra, tras un fallo defensivo de la defensa inglesa, marco el gol de la victoria. Desde España se escucho que Zarra marco con la rodilla o con la espinilla, pero en realidad fue con el interior del pie derecho con el que adelantó a la selección, haciendo historia en el futbol. En este mundial, la selección alcanzó el cuarto puesto dentro de la competición.
Tras este hito histórico tuvieron que pasar muchos años hasta que España brillase en un mundial y quedase entre los 10 primeros clasificados. En el de 1982, siendo la anfitriona, y con el público de su parte, no consiguió quedar por encima del puesto número 12.

Sería en el mundial de México, cuando España volvería a pasar la fase de grupos hasta alcanzar los cuartos de final, donde perdió con Bélgica. Pero histórica fue la victoria en octavos frente al combinado danés. En ese mundial eran los favoritos, pues los daneses habían conseguido ganar en la fase de grupos a Uruguay, Escocia y Alemania. Tenían todas las papeletas para ganar el enfrentamiento contra la Roja, de hecho empezaron ganando el partido. Pero un mítico de la selección y del fútbol español hizo su aparición de estrella. Emilio Butragueño capitaneó la remontada más espectacular de España en un Mundial. Cuatro goles del delantero madridista dieron la victoria a la selección, apeando a Dinamarca y dando unas buenas sensaciones de Juego. El resultado final del partido de octavos frente a Dinamarca fue de 5 a uno (el quinto gol lo marcó Goicoechea de penalti). Pero en el siguiente partido la selección que en ese momento entrenaba Miguel Muñoz cayó eliminada ante Bélgica en la tanda de penaltis.

Desde aquel mundial la selección española no se volvió a perder ni un solo campeonato del mundo. Aunque en ninguna hasta 2010 llegó más allá de los cuartos. Cuando más cerca estuvo fue en el mundial que se celebró en 2002 en Corea y Japón donde en el partido de octavos nació una nueva estrella del equipo, que hasta hoy en día es recordado como héroe. El portero Iker Casillas se estrenaba en la meta nacional. El portero titular era Cañizares, pero este se lesionó antes de la competición con un frasco de colonia, esto hizo que Casillas fuese como primer portero. Y él fue el protagonista desde entonces, por ser un buen portero parando penaltis. De hecho en el partido de octavos del mundial de 2002, paró varios. Le lanzaron dos durante el partido. El primero lo pudo parar, manteniendo la victoria momentánea que daba el gol de Morientes frente a la selección de Irlanda. Pero en el último minuto del partido, Hierro volvió a hacer un penalti. Iker no pudo con este. Llegaron a la prórroga, y sin más goles tuvieron que jugársela en los penaltis. Hasta ese mundial, los porteros de la selección española no habían destacado por ser buenos paradores de penaltis, pero Iker rompió la racha deteniendo varios penaltis que le dieron el pase a cuartos a la selección. En el partido de cuartos, que enfrentó a la Roja contra una de las anfitrionas, Corea de Sur. Perdió el partido. Muchos dicen que de manera injusta, le anularon hasta tres goles a la selección española, además de haber muchas decisiones arbitrales que ayudaron al equipo local.

Tuvo que pasar dos mundiales más, para que España se hiciese grande en esta competición. En el mundial de 2006 perdió la posibilidad de luchar por el título en octavos frente a Francia, que la ganó 1 a 3, en una remontada del equipo galo que dejó planchada las ilusiones de todos los españoles.

Fue en su participación número 13 en un mundial la que le trajo buena suerte a la Roja. Sin lugar a dudas la Final será el partido más recordado por todos, pero no fue el más importante, ya que si no se hubiera pasado de los agoreros cuartos, en este caso frente a Paraguay, nunca se hubiera llegado. Pero realmente más que los cuartos, fueron las semifinales, con las que se rompía del todo el maleficio. Alemania era la rival, querían la revancha de la final de la Eurocopa de 2008 que perdieron frente a los de Luis Aragonés en un partido histórico para toda una generación de españoles, aquel que proclamaba campeona de Europa a color a la Roja.

Iniesta

Alemania era un equipo duro y alto en comparación con los bajitos jugones de la selección de Vicente del Bosque. Un partido donde España recuperó el Tiki Taka que le hizo famoso en el Eurocopa de 2008. Ya que durante el mundial de Sudáfrica, se había perdido un poco la belleza del juego por un efectismo propio de campeones. España dominó el juego en el centro del campo frente a Alemania, pero no conseguía romper la barrera defensiva. Tuvo que ser la entente de los futbolistas del Barça, la que consiguiera alojar el balón en las mayas. Puyol y Xabi hablaron para romper esquemas en un córner. Fue en el minuto 73, tras una jugada de Andrés Iniesta  en donde el esférico salió por la línea de fondo provocando el córner. Xabi sacó dejando la pelota en el punto de penalti y Puyol, con una fuerza y una estética que guardarán la retina de miles de españoles, rompió la línea defensiva alemana con un testarazo que llevó el balón hasta el fondo de las mayas dando la victoria a España y otorgándoles un puesto en la final de Johannesburgo. Tras esto, llegó la final, y la deseada estrella de campeones sobre el escudo de la selección nacional.

Partidos históricos que muestran como desde el siglo pasado la selección española buscaba un lugar en el Olimpo de campeones mundiales de fútbol. Un lugar que les costó alcanzar muchos partidos, muchas derrotas, muchas decepciones entre los aficionados, que esperemos que no vuelvan en mucho tiempo. Y aunque sabemos lo difícil que es hacerse con dos mundiales seguidos, especialmente si la anfitriona es Brasil, gracias a los esfuerzos de años podemos tener la ilusión de que España puede.

Acerca de Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario