Batiburrillo.net

Inicio » Varios » El Tema » Los mitos de la vejez

Los mitos de la vejez

Los mitos de la vejez

La vejez es ese periodo de tiempo que una persona inicia cuando, al llegar a una cierta edad, habitualmente la de su jubilación, cambia sus actividades al dejar de trabajar. El individuo, debido al desgaste de toda una vida, va sufriendo un paulatino deterioro físico que no tiene por que reflejarse en una pérdida de sus capacidades intelectuales. La actitud ante la vida, del viejo, va a depender en gran medida de su ilusión por seguir viviendo.

Según algunos expertos, existen una serie de mitos y prejuicios que afectan a las personas ancianas. Estos son los más destacados:

  • El mito del envejecimiento cronológico. Los individuos se valoran por el número de años que han vivido. Sabemos que esto no es o no debe ser así. Que una persona de edad puede tener un espíritu joven, que a fin de cuentas es lo que le mantiene vivo.
  • El mito de la improductividad. La creencia general es la de que el anciano es un ser incapaz de producir, pero esto también es falso. De hecho la historia está salpicada de personajes que han dado muestras de sus capacidades creativas, de trabajo, a edades avanzadas. La improductividad hay que buscarla en la enfermedad; la buena salud es fundamental para vivir con ilusión y, en consecuencia, mostrar la capacidad de innovación.
  • El mito de la inflexibilidad. Se dice que los ancianos no son capaces de adaptarse a los nuevos tiempos, a las situaciones nuevas. Que su intransigencia, su falta de flexibilidad, se lo impide. Es el carácter del individuo el que determina la adaptación a las modernidades.
  • El mito de la falta de compromiso. No tienen por que ir relacionados envejecimiento y desvinculación.
  • El mito de la senilidad. La pérdida de memoria, la disminución de la capacidad de atención, el confusionismo, son aspectos íntimamente relacionados con el desgaste y deterioro del sistema nervioso. Es normal que el anciano padezca estos males; son muchos los años vividos y es normal la decadencia.
  • El mito de la serenidad. Las personas mayores están sometidas a tensiones que no se sufren en otras edades: jubilación, soledad, abandono, enfermedades… La ansiedad, la angustia, la depresión, los estados de tristeza, acompañan sus días. El anciano trata de disimular sus inquietudes con una apariencia serena. La pena, la depresión, la ansiedad, se esconden bajo una careta de desinterés, de tranquilidad aparente, de serenidad.
VER TAMBIÉN:   El sueño

Nota importante: Recuerda que tú algún día también puedes ser viejo.

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario