Batiburrillo.net

Inicio » Varios » Observatorio » ¡Manda carallo!

¡Manda carallo!

Es una expresión típica de los gallegos. La pronunciamos cuando algo nos causa extrañeza, porque no somos capaces de entender su significado o porque los hechos sobre los que se asienta están próximos al esperpento o se salen de los límites de lo que entra dentro de la normalidad.

Invitación

Son muchas las situaciones en las que se nos invita a emitir la frase. Si estamos atentos a las noticias publicadas en los distintos medios, a algunos programas de debate en televisión, a los comentarios en el bar o en la acera, a todo lo que se mueve a nuestro alrededor, y pronunciásemos las dos palabras mágicas cada vez que el asombro nos invade, agotaríamos toda nuestra energía verbal.

¡Manda carallo!

Situaciones

Algunas de las situaciones que, en estos momentos, invitan a pronunciar los dos vocablos, podrían ser:

  • Los desorbitados gritos con que algunas (más que algunos) periodistas, habituales en los didácticos programas de debate que salpican la parrilla televisiva, nos obsequian a los sufridos telespectadores eventuales (los asiduos se los tragan sin rechistar). Y nosotros, ¡ilusos!, tratando de explicarles a los niños que no se debe gritar, que hay que hablar en tono normal, que es la única forma de llegar al entendimiento…
  • Los acosos que sufren muchos estudiantes por parte de sus compañeros. La violencia ha llegado a las aulas y se ha quedado a vivir en ellas como un inquilino más. Impera la alta tensión.
  • Las propuestas y discusiones banales de muchos políticos. Centran sus intereses en cuestiones que lo único que hacen es distraer al ciudadano, sin preocuparse por atacar los grandes temas. El insulto sustituye a la cordura, la crispación a la tolerancia… Sólo tienen una preocupación: salir elegidos en las próximas elecciones. Y nosotros de espectadores pasivos.
  • El ataque del poder económico contra la clase media provocando la desaparición del Estado del Bienestar y llevando a los que tenían poco a que no tengan nada.
  • Viendo que la palabra imputado adorna (mejor ensucia) las páginas de los diarios, los telediarios y hasta las discusiones en la calle y en los bares, y comprobando que los protagonistas de las imputaciones siguen viviendo tranquilos porque saben que las acusaciones se quedan sólo en eso, y el tiempo las diluirá.
VER TAMBIÉN:   De consumir por consumir, ¿a dónde...?

Ya sé que faltan muchas situaciones. Invito a nuestros lectores a que propongan las suyas.

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario