Batiburrillo.net

Inicio » Varios » El Tema » Obesos, leptosomáticos y atléticos
Obesos, leptosomáticos y atléticos

Obesos, leptosomáticos y atléticos

Con diferencias en el significado, la clasificación tipológica del título se puede aplicar a los internautas. Cada uno de nosotros puede ser englobado en alguna de las clases citadas.

Un conocido instaló hace no mucho tiempo el acceso a Internet por cable en su casa. Su hijo mayor, de poco más de 20 años, ha puesto en acción su nuevo ordenador que, para no perder nada de su potencialidad, ha colocado en su dormitorio. Desde que tiene la conexión a Internet de banda ancha, hace ya tres meses, no ha apagado el ordenador. Sí, entendiste bien, duerme con el ordenador encendido. Ya está acostumbrado al monótono run run del ventilador y demás entresijos de la máquina. Y todo con un único fin, a pesar de que cada vez es más difícil encontrar algo que valga la pena: descargar, descargar…. Y llenar el disco duro y algún que otro DVD, de archivos. Un caso singular, ¿no crees?

Cuando se intenta hacer una clasificación de los seres humanos, atendiendo a su estructura corporal que, lógicamente, incide sobre la psique, podemos recurrir a la tipología que los distribuye en obesos, leptosomáticos y atléticos.

VER TAMBIÉN:   Vídeos para niños de National Geographic

Un internauta obeso es aquel que devora de forma compulsiva. Su única obsesión es acumular programas, juegos, mptres y divx en su ordenador, que en muchos casos nunca utilizará o visionará. Sus viajes por la Red se reducen a la visita a las obsoletas páginas warez, a la búsqueda de ftp’s piratas y, en muchos casos, a descubrir lugares que albergan pornografía. Su engorde se fundamenta en la acumulación incontrolada de alimento prohibido. Son individuos propensos al empacho y al vómito. Su mayor riesgo es que mueren por sobredosis.

Le tiene miedo. No pasa de los quince minutos diarios (si se conecta). La Red le produce angustia y desasosiego. Se conforma con visitar la web de un periódico o, tal vez, aquella página que descubrió un día de casualidad. No utiliza los buscadores porque no sabe que existen o porque no valora su utilidad. No sabe el significado de descargar en su ordenador porque nunca se ha parado a pensar que en Internet se pueden conseguir programas de manera legal. Es el leptosomático, y sus viajes virtuales no gozan de la riqueza de matices que ofrece la red de redes (perdón por el tópico).

VER TAMBIÉN:   The Pirate Bay cambia de dominio

El uso que hace es racional y equilibrado. Tiene un conocimiento claro y preciso de lo que quiere. Sus intereses se centran en aspectos culturales y de conocimiento, aunque su atrevimiento le permite viajar sin cortapisas y descubrir nuevas emociones. Es atrevido e indagador. Al atlético no le importa abrir páginas prohibidas. En su querencia de aprender no escatima medios ni recursos. Utiliza todo lo que tiene a su disposición e Internet le ofrece. Hasta pasa parte de su tiempo publicando en el blog que mantiene o con el que colabora.Pero sabe que el uso excesivo produce adicción.

¿A que grupo perteneces tu?

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario