Batiburrillo.net

Inicio » Matemáticas » La lógica » Un finlandés desdichado

Un finlandés desdichado

Paseaba un finlandés por Laponia en el mes de Enero, cuando de pronto surgieron unas extrañas luces en el horizonte. Tras ser cegado por el resplandor, quedó inconsciente y despertó en el interior de una nave alienígena.

Los extraterrestres, muy educados ellos, le explicaron telepáticamente que no querían hacerle ningún daño sino sólo charlar sobre la insoportable levedad del ser.

– Me parece una gran idea, dijo el finlandés, pero podríais bajar un poco la calefacción porque me estoy asfixiando.

– Hemos puesto la temperatura ambiente igual que la de tu cuerpo. Pensamos que así serías feliz.

– ¡Treinta y siete grados, que barbaridad! y yo con mi equipo de excursionismo apto para Laponia… Con la mitad me bastaría, e incluso me sobraría algo…

VER TAMBIÉN:   De Madrid a Compostela

Nave

Y los extraterrestres causaron, sin mala intención por su parte, la muerte al desdichado finlandés. ¿Por qué?  ¿Cuánto tiempo hubo de pasar?

Autor: Javier García Algarra

Solución en Comentarios

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Un comentario

  1. SOLUCIÓN

    Los extraterrestres eran unos sujetos racionalistas que no podían imaginar la caprichosa forma de medir la temperatura que tenía el finlandés. En lugar de temperatura absoluta, el infeliz se expresaba en una extraña escala basada en los puntos de fusión y ebullición del agua.

    Así pues, para los extraterrestres, la exótica forma de vida tenía una temperatura de 310 Kelvin (37 grados centígrados), pero siguiendo sus deseos la rebajaron a 155 Kelvin (118 grados centígrados bajo cero), causándole la muerte por congelación fulminante.

Deja un comentario