Batiburrillo.net

Inicio » Matemáticas » La lógica » Un peculiar viaje en ascensor

Un peculiar viaje en ascensor

Durante la ocupación de Francia por parte de los alemanes en la segunda guerra mundial, cuatro personas subían en el ascensor de un hotel: un oficial alemán cuidadosamente uniformado, un ciudadano francés enrolado en la Resistencia, una dama de edad, y una muchacha joven de gran belleza.

Un peculiar viaje en ascensor

No se conocían entre ellos. El ascensor se detuvo por un habitual corte eléctrico (habitual en aquellos tiempos). Una profunda oscuridad llenó el recinto. En ese preciso momento ocurrieron dos hechos singulares: se oyó un sonoro beso y, a continuación, el impacto de una gran bofetada sobre la cara de alguno de los presentes. Cuando volvió la luz, el alemán mostraba un rojizo “moratón” en su mejilla derecha.

VER TAMBIÉN:   Paseo en bicicleta

La señora mayor pensó: “¡Está muy bien! ¡Se lo merecía! Gracias a Dios que las jóvenes de hoy saben cuidar de si mismas”.

La chica pensó: “¡Que cretino este alemán! En vez de darme a mí el beso se lo ha dado a esta señora o a este atractivo muchacho. ¡Menudo botarate!”

El oficial alemán pensó: “¿Quién habrá sido? ¿Por qué habré recibido el tortazo si no he hecho nada? Seguro que el francés habrá besado a la chica y ésta se ha cebado conmigo”.

El joven francés era el único que sabía lo que había pasado. ¿Puedes deducirlo tú?

NOTA: El problema está extraido de Puzzle Math, escrito por George Gamow y Marvin Stern.

<< Solución >>

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

3 Opinan

  1. Ja ja aja… Pues siguen igual, te lo digo yo que los veo cada dia

  2. jajaja que mala suerte la del Alemán, pero que astuto se podría decir que fue el Francés…

Deja un comentario