Inicio » Varios » El Tema » ¿Me han hackeado?

¿Me han hackeado?

No es nada extraño, ocurre con más frecuencia de la deseada. Alguien puede estar utilizando una de tus cuentas de correo electrónico, tu perfil de Facebook o Twitter, y hasta tu ordenador. En muchos casos, los ladrones, o mejor hackers, se han apropiado de tu perfil o de tus máquinas con fines delictivos. Y muchas veces, ni te enteras.

¿Me han hackeado?

Protege tus cuentas de correo electrónico

Si tienes una o varias cuentas de correo electrónico, sobre todo en servicios gratuitos como Gmail, Yahoo o Outlook (antiguo Hotmail), cambia a menudo la contraseña. Para ello tendrás que estar conectado y acceder al menú adecuado. Después de hacer el cambio, cierra sesión. Si alguien estaba utilizando tu cuenta en ese momento, se quedará sin el servicio de inmediato. En algunos casos, puede aparecer un mensaje indicándote de que hay otra sesión abierta, pero tranquilo, sólo es la confirmación de que alguien estaba suplantando tu personalidad.

Cuidado con los zombies

¿Qué ocurre si un zombie se adueña de nuestro ordenador? Nuestro equipo comienza a ir lento cuando se conecta a Internet. Esto se debe a que alguien está utilizando la conexión de red y otros recursos para enviar a otros ordenadores información contaminada. Si tenemos una suite de seguridad, lo que antes y aún ahora se conoce como software anti-virus, lo normal es que detecte al intruso o intrusos y los elimine. Si no es así, si vemos que la lentitud del ordenador es desesperante, tenemos que buscar, utilizando todos los medios que tenemos a nuestro alcance y tal vez recabando información de expertos, lo necesario para eliminar todos los programas nocivos.

  Siguen descubriéndose despropósitos en el aeropuerto de Castellón

Medidas de protección

Aunque en ocasiones no podemos impedir que se nos cuelen los intrusos, debemos ser precavidos y no llevar a cabo algunas acciones de riesgo. Nunca debemos descargar e instalar una aplicación desde Internet si no sabemos exactamente lo que hace. Hay páginas web que ofrecen programas engañosos, que no hacen lo que dicen, por ejemplo actuar como anti-virus, sino todo lo contrario. Tampoco debemos fiarnos de lo que nos prometen algunos mensajes de correo electrónico, invitándonos a pulsar sobre un enlace, aunque estos mensajes sean enviados por amigos o conocidos, o procedan de servicios como Facebook o Twitter. Los emisores han conseguido tu dirección de correo desde la agenda de contactos de otras personas, después de introducirse en sus ordenadores.

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.