Inicio » Varios » ¿De qué se habla? » Ahora el déficit, ¿cuál será la próxima mentira?

Ahora el déficit, ¿cuál será la próxima mentira?

Llevo un rato leyéndolo en los canales RRS a los que estoy suscrito, son varios los medios que hablan del asunto. Eurostat, la oficina de la Unión Europea que se ocupa de los análisis estadísticos, acaba de corregir la valoración del déficit de las administraciones públicas presentada por el Gobierno de Mariano Rajoy, correspondiente al pasado ejercicio, el del año 2012. Ya sé que la diferencia no es muy grande, sólo 0,24 puntos han dicho algunos, pasando del 6,74 % del PIB, presentado por el Ministerio que preside Cristóbal Montoro, al 6,98 % de Eurostat. ¿Por qué este error?

El defícit de España es superior al declarado

Existen otros aspectos a tener en cuenta a la hora de analizar este sospechoso error. Unas cuantas devoluciones fiscales, que tendrían que haberse efectuado en el año 2012, se hicieron a principios de este año, el 2013. Esto contribuyó a la rebaja del déficit en dos décimas, es decir, sólo 5.432 millones de euros. Si efectuamos un sencillo cálculo aritmético, el error ahora denunciado por Eurostat, los 0,24 puntos, supondrían una diferencia de 6,518 millones en el déficit.

  The Huffington Post llega a España

Ahora el defícit, ¿cuál será la próxima mentira?

En el título de este artículo hablo de mentira, y algunos dirán que sólo es un error de cálculo o un fallo en el proceso de recopilación de ingresos y gastos, que no se han tenido en cuenta todos los datos, o que se han confundido en los cálculos. Tal vez tengan razón en su argumento, pero nadie puede negar que la sospecha sigue cerniéndose sobre nuestros gobernantes. No sabemos, ni nunca lo sabremos, si ha sido mentira o error, pero en cualquier caso no existe disculpa.

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.