Inicio » Curiosidades » Humor » Alfombra estacionada

Alfombra estacionada

Alguien llegó del mundo de las Mil y una noches y nos dejó su impronta, su medio habitual de transporte. En este mundo que nos tocó vivir ya no nos sorprende nada, al menos es lo que creía hasta ahora, hasta que descubrí la imagen que tenéis más abajo. No es una de esas alfombras habituales en nuestras casas, las que dan calor al suelo del salón, abandonada por su propietario en una acera, al lado de un contenedor de basura.

Alfombra estacionada

No está enrollada ni sucia. Y lo más sorprendente es que está levitando, a una pequeña altura sobre el suelo, ocupando el espacio de aparcamiento que le corresponde a un turismo. Presupongo que su propietario (conductor) tiene todos los derechos del mundo para utilizar una plaza de estacionamiento mientras él va a unos recados o a tomar unos vinos o acude a una cita amorosa. Presupongo también que él es el único capaz de poner la alfombra en movimiento. Por lo que se ve no tiene ningún sistema antirrobo, al menos visible. El misterio nos envuelve.

  La Revista UnBreak se actualiza

Debo aclarar que me invaden algunas dudas. ¿Qué pasaría si un transeúnte se decide a subirse a la alfombra? ¿Se pondrá en movimiento o ignorará al individuo al descubrir que no es su propietario? En el caso de que entre en acción, ¿a dónde llevará al atrevido viandante, al norte, al sur, al este o al oeste?

¿Estarías tu dispuesto a convertirte en el aventurero, en el que se sube a la alfombra que vuela, la que levita? Si es así, ¿a dónde querrías ir? ¿Te atreves a contárnoslo? ¿A quién te gustaría encontrar en tu viaje? Tienes más abajo la sección de comentarios para contarnos tus pretensiones.

NOTA: Debo aclarar que yo no puedo hablar de mis pretensiones porque no me gusta volar. Nunca he viajado en avión y menos lo haré en una alfombra voladora. Por lo que pueda ocurrir, acabo de subir al rocho las alfombras que tenía en el dormitorio.

Imagen procedente de Daily Picks and Flicks

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.