Gadgets

Como fabricar un morral con tus propias manos

Como fabricar un morral con tus propias manos
Como fabricar un morral con tus propias manos 2

El morral es un complemento a mitad de camino entre un bolso y una mochila. Resultan imprescindibles para diversas actividades, como por ejemplo la caza. Los cazadores los utilizan para guardar en ellos de forma cómoda todos los objetos necesarios para completar con éxito una jornada cinegética.

Pero su uso se extiende mucho más allá, siendo igual de válidos para llevar a excursiones, o incluso para ir al trabajo o a la universidad, por lo que el mercado es bastante amplio, sobre todo cuando se trata de morrales elaborados de forma artesanal.

Si quieres saber cuál es la forma tradicional de fabricar un morral, permanece atento porque te vamos a describir el proceso paso a paso.

Material necesario para fabricar un morral

Las materias primas y herramientas fundamentales para confeccionar tu propio morral son las siguientes:

  • Regla.
  • Cuero.
  • Tijeras.
  • Bolígrafo.
  • Punzón de costuras.
  • Un punzón.
  • Remache y remachadora.
  • Aguja para coser.
  • Tendón artificial
  • Cordón.
  • Un imperdible.

Si tienes todo esto a mano, ya tan sólo tienes que ponerte manos a la obra en un lugar tranquilo y espacioso

Empezamos la confección del morral

En primer lugar, tenemos que determinar las medidas que tendrá nuestro morral para saber la cantidad de piel que necesitamos. Aunque esto es algo que cada persona puede elegir según las necesidades particulares de cada uno y la finalidad que vaya a tener el morral, lo más habitual es que estén en unos 45 cm de ancho por 40 cm de alto.

A continuación, mediremos 7,5 cm a partir de la parte inferior y superior del cuero. Esta distancia la marcarás con un bolígrafo en cada esquina, preferiblemente. Procura que las marcas sean visibles para que, cuando llegue la hora de coser, no nos pasemos del punto de unión de los diferentes lados del morral.

El siguiente paso es doblar el cuero por la mitad para que el lado inferior termine apuntando hacia afuera. En ese punto mediremos 2,5 centímetros desde la esquina inferior, por el extremo doblado, en ambos lados, y volvemos a marcar. En estos puntos haremos un orificio usando para ello un punzón de costuras. En total serán cuatro orificios.

Con la ayuda de un hilo de tendón artificial y una aguja comenzaremos a coser a partir de la marca de 7,5 centímetros por la parte superior, que sería el extremo abierto. Habrá que coser las dos mitades a lo largo de todo el borde. Si tenemos problemas para pasar la aguja se puede usar un punzón para hacer un orificio pequeño a través del cuero donde haremos las puntadas, así facilitaremos la tarea. Procedemos a coser los dos bordes juntos, y nos aseguraremos de que los agujeros de la parte inferior se mantienen en la misma posición, alineados.

Parte final del proceso

Es momento de doblar la solapa superior hacia abajo. Tendremos cuidado de no doblarlo al ras y que quede con el borde superior del morral. Con aguja de coser ajustaremos ambos extremo. Ahora llega el momento de coser la solapa por la parte superior. A continuación, seguiremos el mismo proceso en el otro lado del morral, por lo que habrá que girarlo.

Girando el lado interno del morral hacia fuera conseguiremos que todas las puntadas queden en la parte interior del morral; por lo que la superficie de cuero acabada quedará en la parte exterior. El siguiente paso es colocar un remache en los orificios que hicimos con el punzón, uno en cada lado. Para ello utilizaremos una remachadora o un colocador de remaches.

Por último, cortaremos dos trozos de cordón que midan dos metros aproximadamente, cada uno. Utilizando un imperdible como guía; deslizaremos el cordón a través de una de las ranuras que hicimos en la parte superior de la mochila. Cuando el cordón haya atravesado la ranura, quitamos el imperdible y repetiremos el proceso del lado contrario. Haremos pasar los extremos del cordón atravesando los remaches y lo ata para formar las correas. De esta forma ya hemos terminado nuestro morral de piel artesanal.

Como has podido comprobar, con un poco de esfuerzo, tienes todas las herramientas para que sepas como hacer morrales de cuero. Sólo es cuestión de intentarlo.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.