Sociedad

De la telepatía al WhatsApp

Los tiempos cambian, evolucionan, para bien o para mal. A continuación nos hemos permitido efectuar unas particulares elucubraciones sobre algo aparentemente incoherente. Lee y verás...

De la telepatía al WhatsApp

Son unos cuantos los que desconocen o dudan de la existencia de la telepatía, pero ello no implica que no esté ahí, eso sí, oculta e inoperante para la mayoría. Los tiempos cambian, para unos evolucionan y para otros justo lo contrario, según la visión subjetiva de cada uno. Así actualmente observamos cada día en nuestro país, España, el descubrimiento de nuevos fraudes cometidos por responsables políticos, algo que hasta no hace mucho permanecía oculto. Nos sorprendemos también con dimisiones, inesperadas por lo inusual, como puede ser la del Sumo Pontífice, Benedicto XVI hace ya algún tiempo, más de seis años. Y así una inmensa lista de acontecimientos, muy difícil de enumerar aquí. En esa misma dirección, la telepatía está siendo sustituida por el WhatsApp.

Telepatía

Sabemos que la telepatía se ocupa de transmitir pensamientos y hasta estados de ánimo entre personas a través de la mente sin que entre en acción ninguno de los cinco sentidos. Su actividad se incluye dentro de lo extrasensorial. La clarividencia y la precognición son algunos de los fenómenos paranormales en los que se cifra la telepatía. A pesar de que son muchos los defensores de este fenómeno, de que hay un gran número de personas que defienden su existencia, la comunidad científica no la aprueba. Los hombres de ciencia defienden que, a pesar de que el cerebro rezuma energía, no es capaz de transmitir información a través de estos conductos, los que propugna la telepatía, conexiones que no utilizan elementos físicos.

Telepatía

Y ahí está WhatsApp

WhatsApp es una de las aplicaciones que está marcando un antes y un después en el terreno de las comunicaciones. Con ella, los poseedores de dispositivos móviles pueden mantenerse en contacto a través de Internet, enviándose mensajes, fotografías o vídeos. Todo ello en tiempo real. Cualquier persona puede recibir información de lo que está viviendo un amigo, un familiar o un conocido en tiempo real, sin importar la distancia. La comunicación puede ser interpersonal o conformada en grupos. Algunos jóvenes (y no tan jóvenes) no podrían renunciar a la utilización del WhatsApp, les supondría un trauma de alto alcance. Una clara muestra de la anterior afirmación la tenemos en el mensaje, en tono jocoso pero no por ello certero, escrito por un joven en Twitter: “Fui al servicio (entiéndase retrete) y me olvidé el móvil. Fueron los cinco peores minutos de mi vida”.

WhatsApp

Si no hay telepatía, hay WhatsApp

Si la telepatía ofrece dudas, si no podemos saber si nuestros pensamientos son captados por el posible receptor, tendremos que desechar su productividad y decantarnos por el WhatsApp, que solo falla cuando se rompen las conexiones o los dispositivos móviles agotan la batería. Los avances tecnológicos sirven, en multitud de casos, para darle la razón a los hombres de ciencia. Ahora no podrán negar la existencia de un sistema de comunicación instantánea en el que el cerebro juega también un importante papel, ya que la elaboración y la captación de mensajes requiere de su participación. La telepatía se ha rendido ante el WhatsApp.

Relacionado:  Para los que no han probado Line
Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba