Ciencia y tecnología

El cerebro, un sistema para vivir en un medio

Hablamos del cerebro y de su influencia en los seres vivos a la hora de buscar las formas de vivir. Incidimos sobre todo en la importancia de este órgano en el ser humano.

El cerebro, un sistema para vivir en un medio

El cerebro es el órgano que gestiona nuestro cuerpo. Lo podemos considerar como el equipo informático, el ordenador, que se ocupa de regular el funcionamiento de nuestro organismo y de nuestras actuaciones fundamentadas en diferentes aspectos conductuales.

Nuestro cerebro, y el del resto de seres vivos que lo poseen, está constantemente recibiendo información, por lo que debe estar siempre alerta, captando lo que ocurre dentro y fuera de él. En función de ello, a través de los nervios, los elementos de conexión con el medio ambiente, capta lo que está ocurriendo y actúa en consecuencia. El sistema nervioso, el conjunto nervios – cerebro, se trata de un producto que influye en el proceso de la evolución.

Los seres vivos nacen, crecen, se reproducen (en multitud de casos) y mueren. Lo hacen en un medio gestionado por la luz, el calor y la alimentación, como elementos primordiales. En la historia evolutiva solo han subsistido las especies que han sido capaces de adaptarse a las condiciones citadas, con todas las fluctuaciones producidas en el tiempo.

El sistema nervioso en ser humano

El sistema nervioso central del hombre es un claro ejemplo de lo indicado en el párrafo anterior. Anatómicamente, el cerebro humano está formado por tres estructuras distintas, con diferente significado evolutivo. En el centro se encuentra la más antigua, filogenéticamente hablando, compuesta por la formación reticular mesencefálica, el mesencéfalo y las estructuras de la base cerebral. Su estructura es igual a la de los reptiles.

En la segunda fase de la evolución humana, propia de los mamíferos, el primitivo núcleo reptiliano fue recubierto por una capa de corteza cerebral o córtex primitivo, llamado lóbulo límbico. En la tercera fase, propia de los mamíferos más evolucionados, surgiría el neocórtex, como envoltura de los dos cerebros anteriores.

El sistema nervioso animal

El sistema nervioso animal es capaz de responder a una gran cantidad de reflejos de adaptación. Ello requiere de muy pocas conexiones entre las células nerviosas, arbitrando lo que se conoce como reflejos. Cuando estos adquieren un mayor nivel de complejidad, la función integradora del sistema nervioso central es más importante. Hay mayor número de conexiones intercelulares y los circuitos de transmisión son más complejos.

El sistema nervioso central no solo se ocupa de la transmisión de señales entre las distintas funciones corporales. Es un sistema flexible capaz de retener las experiencias pasadas. Ello ha requerido que, en el proceso evolutivo, haya aumentado su complejidad. Los axones y las dendritas forman una ramificación múltiple, a través de las conocidas como conexiones sinápticas. En el sistema también se incluyen las áreas de conexión cortical.

Conclusión

Desde seres vivos rudimentarios, como por ejemplo los insectos, hasta el hombre, el más perfecto de los mamíferos, existe un incremento progresivo de la plasticidad, así como de la conducta. Ésta, la conducta, se hace más variable en el ser humano, otorgándole la capacidad de selección entre posibles acciones.

Definición de algunos de los conceptos citados

Mesencéfalo: Conocido como cerebro medio, conforma la parte de arriba del encéfalo. Une el puente troncoencefálico o puente de Varolio y el cerebelo con el diencéfalo.

Sistema límbico: Es un sistema formado por varias estructuras cerebrales que regulan las respuestas fisiológicas frente a determinados estímulos.

Axones: Son prolongaciones de las neuronas especializadas en conducir el impulso nervioso desde el cuerpo celular o soma hacia otra célula.

Dendritas: Son prolongaciones protoplásmicas ramificadas de las neuronas, bastante cortas, dedicadas principalmente a la recepción de estímulos y, secundariamente, a la alimentación celular.

NOTA: He obtenido parte de la información para escribir este artículo del libro titulado El cerebro, escrito por Juan Masana, y publicado en el año 1981 en la colección Temas Clave.

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar