Inicio » Varios » Observatorio » El hablar como actividad de interacción social

El hablar como actividad de interacción social

Cada vez cuidamos menos las formas de comunicación. No respetamos una serie de reglas que sirven para que los que reciben información puedan captarla perfectamente. En la calle, en la televisión, en la escuela, en la universidad, en los debates políticos, o en un simple discurso informativo o aclaratorio, el hablante no puede dejar de cuidar las formas de expresión, recurriendo a la ambigüedad, y, en consecuencia, transmitiendo un mensaje erróneo. Todos los que hablan en público deben respetar las formas de comunicación y, si no poseen los conocimientos adecuados, preocuparse en adquirirlos.

Son fundamentales como elementos del hablar, según Dell Hathaway Hymes, una serie de puntos básicos que conforman cada unidad estructural. Marcan el hablar como actividad de interacción social. Estos son:

1) La forma del mensaje y sus reglas: cómo se dicen las cosas.

2) El contenido del mensaje: temas, subtemas, temas satélites y cambios de tema.

3) Las coordenadas físicas de tipo espacio-temporal en las que se producen los actos de hablar.

4) El “escenario psicológico”. El “escenario” puede ser serio o festivo, por ejemplo, puede haber confianza o casi no existir lazos de confianza y amistad. En este punto es necesario observar la relación idónea o no idónea entre el acto del hablar y el “escenario psicológico”.

  Pimiento terrorífico

5) El hablante y el oyente, como elementos mínimos de una relación de diálogo.

6) Los propósitos o fines y, consecuentemente, la adecuación con los resultados.

7) La clave para comprender rectamente el mensaje: la modalidad de intención del hablante, si habla en serio o en broma, por ejemplo. La clave puede encontrarse con una señal no verbal: un guiño de ojos, un gesto…

8) El canal utilizado para la transmisión: lengua oral, miradas, movimientos del cuerpo, silbidos… Hay casos en que un acto puede llevarse a cabo por varios canales simultáneamente, como ocurre, por ejemplo, en el piropo.

9) La variedad lingüística elegida: la lengua estándar, un dialecto o habla local, una jerga, un nivel o registro…

10) Las normas de interacción: es decir, todas las que regulan la interacción: no interrumpir, demostrar atención por lo que el hablante dice…

11) Las normas de interpretación: lo que se dice tiene que estar en función del sistema de creencias de la comunidad o del grupo.

12) Los géneros en que se engloban las diversas unidades mínimas: la plegaria, el poema, el cuento, la lectura, el palique o la carta comercial.

Fuente: Qué es hablar (Aula Abierta Salvat)
Autor: José Manuel Blecua

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.