Inicio » Matemáticas » Los números » El rico moribundo
El rico moribundo

El rico moribundo

A todos nos va a tocar, más tarde o más temprano, nadie se puede librar. Un día llegamos a este mundo, nacemos. Pasamos unos cuantos años, habitualmente deambulando de un lugar a otro, aunque los recorridos sean cortos (o largos, hay para todos los casos). Y llega un día en el que se acabó el viaje, tenemos que irnos definitivamente, aunque no queramos. A veces, este paso a la eternidad, llega de forma inesperada aunque, lo más común, es que surja tras unas determinadas circunstancias, que sea previsible.

El final de un hombre rico

Un hombre muy rico se encontraba en el lecho de muerte. Le quedaban pocos días de vida. Podría aguantar un mes o dos, o una semana, nadie podía saber cuánto. Todos sabían que el óbito estaba próximo, incluido el hombre rico, por lo que reunió a sus cinco hijos al pie de su cama y les dijo:

  Las velas

– Queridos hijos, heredará toda mi fortuna aquel de vosotros que reúna tantas monedas de dos euros como la mitad de los días que me quedan por vivir.

Al parecer la prueba no era tan difícil, sólo tenía que ir acompañada de una cierta dosis de ingenio y de suerte, pero al fallecer el hombre rico, ninguno de sus hijos fue heredero de su fortuna al no cumplirse el requisito dictado por el viejo, a pesar de que Alberto estuvo muy cerca de conseguirlo. ¿Qué hizo para ello? ¿Por qué no lo consiguió?

<< Solución >>

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.