Sociedad

El sentido de la lectura

El libro, en su formato clásico, es fundamental para sumergirse en la lectura. Su textura. la portada, y hasta el olor del papel, animan a examinar con detenimiento lo que contiene, a leer.

El sentido de la lectura

Una invitación a la lectura puede ser muy completa o muy reducida en la información de textos y autores que proporcione. Puede ser muy acertada en sugerencias O muy divagatoria en sus apreciaciones, pero nunca podrá sustituir a la decisión libre y personal por la que cualquier lector toma un libro entre sus manos para sumergirse entre los hechizos de la letra impresa.

Las fases de la lectura

La lectura, en una primera fase, es una técnica que tiene su etapa de aprendizaje. Una vez consolidado el proceso de apropiación de las técnicas lectoras, llega el momento de afianzar el hábito de la lectura. Este hábito tiene una estación ideal para su primer cultivo: los años infantiles y juveniles.

La escuela y la familia son los medios naturales en que se desarrollaron las iniciales y más excitantes experiencias de los adictos a la lectura. ¡Cuántos creadores literarios han evocado con nostalgia la intensidad e influencia posterior de sus lecturas infantiles y de los años adolescentes!

La lectura en los adultos

El adulto que carece de los hábitos lectores adquiridos en los años de la infancia siempre está en condiciones de iniciar la magnífica aventura del lector. Ningún lector, ni los más aventajados en práctica y en cultivo de su sensibilidad, termina nunca su aprendizaje. La letra con letra entra repetía el poeta Pedro Salinas, y bien está que volvamos a recordarlo aquí como estímulo para el desentrenado y también como consuelo para el experto.

Actividades ligadas a la lectura

Si pensamos en algunas actividades auxiliares de la lectura y que puedan potenciar el mejor rendimiento de esta, tendríamos que señalar bastantes. Sin embargo, no vamos a referirnos a los consejos prácticos que suelen encontrarse en libros y manuales dedicados a la metodología y técnicas del trabajo intelectual: los lugares y horas recomendables para la lectura, el tiempo que se debe dedicar a ella, las anotaciones que debe tomar el lector…

El buen sentido de la persona que ha decidido comprometerse con la lectura de un libro ha probado ya la perspicacia del lector a la hora de solventar estas advertencias menudas.

La lectura no es una actividad lineal que se inicia, de modo planificado, a partir de los autores antiguos y concluye con los más recientes. Los planes y estrategias para leer responden a las exigencias de cada lector.

Las historias de la literatura y los estudios especializados tienen que adoptar unas pautas de sistematización en buena medida artificiosas. Al lector curioso lo que le interesa es el inmenso caudal de lo legible y, para él, lo legible se le ofrece como una admirable presencia simultánea: la tertulia intemporal de todos los creadores literarios. En esa gran mesa redonda es licita la indagación desde cualquier punto de referencia o interés. Para saber elegir qué leer solamente es necesaria una información amplia y digna de confianza.

La razón de ser de la bibliografía

La información bibliográfica es una necesidad que se plantea tanto al lector experimentado como al escasamente advertido. Los procedimientos para resolver este problema son varios y distintos. Dificultades de otro carácter surgen a la hora de disponer de los medios adecuados para la consulta o formación de una biblioteca.

El verdadero lector es amante de los libros y, como tal, procura tenerlos al alcance de su mano en sus espacios habituales de vida. Las bibliotecas particulares son algo más que un mero índice de posición social o una inversión económica rentable a largo plazo.

La biblioteca particular es el estímulo más próximo que existe para la lectura. Y en las dificultades para la formación de una biblioteca particular, algo que requiere tiempo y medios económicos, existe el recurso de las bibliotecas públicas, estatales, municipales, de agrupaciones y sociedades, cuya mejor razón de vida estriba en el uso intenso que el público hace de ellas.

A tener en cuenta

Leer, ¿para qué?: para aprender, para ocupar el tiempo del ocio, para estar al día… no son respuestas satisfactorias. Si lo es ésta: leer para mejorarse en humanidad. Y este objetivo se consigue con una atención cuidada e inteligente al texto, cuyos reflejos variados incitan al lector a tomar postura, a desenmarañar, desde la lengua literaria, los planos simbólicos de la existencia y, en definitiva, de su propia vida.

Fuente: Colección Temas Clave. La aventura de leer, publicado en el año 1981
Autor: Leonardo Romero Tobar

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba