Inicio » Varios » El Tema » La justicia argentina condena a los responsables de Taringa con 50.000 dólares de multa

La justicia argentina condena a los responsables de Taringa con 50.000 dólares de multa

Todos, o casi todos, conocéis Taringa, una comunidad virtual donde los usuarios comparten todo tipo de información a través de un sistema colaborativo de interacción. Su sede está en Argentina, y la justicia de este país ha condenado a los responsables del sitio con una multa de 50.000 dólares (200.000 pesos o aproximadamente 35.000 euros) por considerar que son “partícipes necesarios” de delitos contra la propiedad intelectual, al permitir que en las páginas de la web se incluyan enlaces a descargas de archivos, vulnerando los derechos de autor.

Descargas

Los administradores de Taringa alegan que ninguno de los archivos están en su servidor y que son incapaces de controlar lo que publican los usuarios del sitio, por lo que ellos no son responsables de las acciones de otros. Dicen que es materialmente imposible el averiguar si esos enlaces llevan a descargas que contienen material que vulnera los derechos de autor. Se basan en que cada día se publican más de veinte mil mensajes. Consideran que, si hay delito, debe imputarse a las personas que publican esos mensajes.

  ¿El Infierno es endotérmico o exotérmico?

Los jueces argentinos no han tenido en cuenta las alegaciones y han condenado a los administradores de Taringa, ya que consideran que son ellos los que han permitido que se publiquen los enlaces a las descargas de material con derechos de autor. Aunque el almacenamiento de los archivos esté en otros espacios de Internet, Taringa permite que se publiquen las referencias a los mismos. Ellos conocían, según los jueces, la ilicitud de la maniobra y la permitían.

Visto en Europa Press

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.