¿De qué se habla?

Las marcas gastaron más de 4500 millones de euros en campañas con bloggers

Es un modelo de captación de clientes muy rápido, muy cercano al target y con un roi muy positivo ya que abarata las campañas tradicionales.

Las marcas gastaron más de 4500 millones de euros en campañas con bloggers

Desde que las marcas, allá por 2006, apostaron por fichar personajes relativamente conocidos para el público para publicitar sus marcas a la situación de los bloggers actual, ha pasado más de una década.

Las empresas en España eran bastante reacias a colaborar con bloggers, preferían a celebrities y personajes conocidos. Poco a poco, fueron cediendo dando a probar su producto. Y así fue, como las bloggers comenzaron a realizar acciones con marcas llegando a tener tanto éxito que en muchos casos agotaban en pocas horas el producto que publicitaban”, explica Gracia Rivas, fundadora y CEO de la empresa Fashion Media.

Pero, ¿qué buscan las marcas en un blogger?

Las marcas buscan en los bloggers un tipo de visibilidad que sale incluso más rentable en términos económicos que otro tipo de campañas.

En cifras, los influencers consiguen una media de 5 veces más ventas que la publicidad convencional, algo que las marcas conocen y explotan.

Hoy en día estos perfiles pueden determinan la compra de un producto o servicios en un 49% de las decisiones, frente a la familia o amigos cuyo porcentaje se sitúa en torno al 45%. Además 92% de los consumidores se fía más de la información que les llega online, que la que puede recibir de un vendedor o comercial en tienda física. Es decir, crean no solo tendencia sino reacción” comentan desde la agencia especializada Fashion Media.

Esto les convierte en un modelo de captación de clientes muy rápido, muy cercano al target y con un roi muy positivo, puesto que su coste es muy inferior al de medios convencionales, alrededor de un 62% menos que el marketing tradicional, generando por el contrario unas 3 veces más leads.

Y esto se nota en los números, solo el año pasado se estima que las marcas han invertido al menos 4500 millones de euros en este tipo de campañas publicitarias.

Sin embargo, dicho esto, las marcas exigen cada vez más, algo distinto a lo que ya existe, algo que les diferencie del resto y haga que su público objetivo se identifique con la persona y, por extensión, con la imagen y mensaje que pretenden transmitir.

Y lo pagan. Una blogger o Instagramer con una comunidad cercana al millón de followers en Instagram es muy fácil que por cada publicación supere los 5000 euros y una blogger con un cantidad cercana a 200.000 seguidores en Instagram, no baje de 500 euros por publicación. Aún así, no solo es una cuestión de followers puesto que hoy en día es muy fácil comprarlos, también importa el número de likes por post o los comentarios.

Ya sea a través de publicaciones en redes o como asistente a eventos, es necesario cumplir a rajatabla las peticiones para que la acción, como en televisión un anuncio en prime time, funcione como esperan.

Como marca, exigen un calendario de publicaciones, verificar las imágenes que se publicarán y también una seriedad y una serie de hashtags ya definidos. Es decir, no es algo libre sino muy cerrado. La marca, a través de agencias como Fashion Media, define claramente objetivos y estrategia ante de la selección de un determinado blogger.

Las marcas recurren a nosotros porque fuimos de los primeros en realizar y recomendar acciones con bloggers. Conocemos bien a cada una de ellas y hemos trabajado con ellas en muchas acciones, esto te aporta experiencia para poder recomendar las mejores players y los mejores tipos de acciones para cada blog y marca” comenta Gracia.

________________

NOTA: La anterior es una Nota de Prensa enviada por Vicky Jimenez Gil, Communication Consultant de Grupo Iniciativas Virtuales – IVDA.

Leer también

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario