Ciencia y tecnología

Las neuronas y su razón de ser

Las neuronas constituyen las unidades básicas del tejido nervioso, pero no son su único componente. A continuación mostramos información sobre las neuronas como componentes esenciales del sistema nervioso.

Las neuronas y su razón de ser

Una misión tan compleja como la que ha de llevar a cabo el sistema nervioso requiere la presencia de un tipo de células altamente especializadas. Estas unidades, muy numerosas por otra parte (el cerebro, por ejemplo, posee de 10.000 a 20.000 millones), y verdaderos “eslabones” a partir de los cuales se construye el sistema nervioso, reciben el nombre de neuronas.

La forma de las neuronas

Las neuronas son un tipo de células de forma alargada, con una especie de engrosamiento en uno de sus extremos (cuerpo), rodeado de una serie de ramificaciones arborescentes que reciben el nombre de dendritas.

El otro extremo de la célula está formado por un alargamiento mayor, que se denomina cilindro-eje o axón. Algunos axones aparecen recubiertos de una capa de sustancia grasa, llamada mielina, cuya misión es contribuir al aumento de la velocidad del impulso nervioso.

El funcionamiento de las neuronas

En su funcionamiento, la neurona se asemeja a un diminuto sistema nervioso: las dendritas actúan como sistema de entrada, por el que penetra la información hasta el cuerpo celular, donde es elaborada y transformada en lo que se denomina impulso nervioso. Éste, a modo de respuesta, es transmitido después, a través del axón, bien a neuronas próximas, bien al órgano encargado de ejecutar la respuesta.

La forma como la neurona produce el impulso nervioso, bastante complicada, fue desconocida para los hombres de ciencia durante años. En la actualidad se sabe que la neurona funciona de manera similar a una pila eléctrica. Los cambios exteriores dan lugar a alteraciones en su membrana celular, a modo de apertura de un pequeño poro a través del cual la neurona intercambia ciertas sustancias químicas con el exterior. Este intercambio propicia el que, durante algún tiempo, existan en el interior de la neurona sustancias químicas extrañas capaces de causar modificaciones en su estado eléctrico. Pasado un tiempo muy breve, la neurona vuelve a expulsar la sustancia extraña y recupera su estado eléctrico habitual, pero la pequeña alteración producida se transmite a lo largo del axón, convirtiéndose así en un impulso nervioso.

A tener en cuenta

Aunque el funcionamiento de todas las neuronas es, en síntesis, el mismo, en la actualidad se sabe que existe un tipo particular de neuronas, en los centros periféricos de captación, cuyas dendritas se han adaptado para recibir directamente la información exterior en forma de energía luminosa, sonora, mecánica, etc., y transformarla en la energía nerviosa capaz de hacer sentir al individuo el impulso luminoso, la señal acústica, la presión, el dolor, etc.

Conclusión

Por lo general, las neuronas no actúan de forma aislada. Las dendritas de una conectan con el axón de otra, mediante una forma particular de unión llamada sinapsis. A través de la unión sináptica, diferentes neuronas se asocian formando una fibra nerviosa por la que circula la información desde los centros emisores hasta el cerebro, y desde éste a los órganos encargados de llevar a cabo la respuesta que el cerebro ha elaborado. Las neuronas se pueden agrupar también por la parte de los axones, formando entonces paquetes de fibras que se conocen normalmente con el nombre de nervios.

Fuente: Temas Clave de Aula Abierta Salvat – El cerebro. Publicado en el año 1981
Autor: Juan Masana Ronquillo.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba