Inicio » Curiosidades » Ciencia y tecnología » Cómo los equipos informáticos pueden ayudar a los niños hiperquinéticos

Cómo los equipos informáticos pueden ayudar a los niños hiperquinéticos

Cómo los equipos informáticos pueden ayudar a los niños hiperquinéticos

Los niños en edad escolar con déficit de atención podrían estar perfectamente adaptados al hiperquinético entorno laboral actual. Pero no todos los educadores creen que instalar a los alumnos frente a las PCs sea la respuesta. Puede ser que los niños con ADHD (Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención) tengan que esforzarse en algunas materias, pero también podrían estar perfectamente capacitados para triunfar en el citado hiperquinético mundo laboral actual.

La constante actividad de los mensajes instantáneos, los emails, los avisos pop-up, navegar por Internet y a la vez tratar de hacer el trabajo que uno tiene entre manos, hace que muchos trabajadores sientan como si de alguna manera estuvieran “contrayendo” el ADHD (que es, dicho sea de paso, un trastorno de origen biológico, no una enfermedad adquirida). Pero en realidad ese es el entorno ideal para muchos de los cerebros afectados por el ADHD.

“Sus manos están ocupadas haciendo algo, están totalmente compenetrados. Otra cosa distinta es estar sentado en un aula escuchando una clase. Realmente se logra captar y mantener muy bien su atención”, señaló Jan Baumel, profesor de educación especial jubilado, psicopedagogo y redactor del sitio web Schwab Learning Center (Centro de Aprendizaje Schwab).

Los expertos dicen que el ADHD es un problema biológico que por lo general se hereda de algún familiar. La gente con ADHD puede tener distintos síntomas, pero por lo general son relativamente severos: se distraen fácilmente, son hiperactivos, impulsivos y de humor cambiante, y tienen estallidos coléricos, entre otras cosas. El tratamiento consiste en distintas terapias de conducta y muchas veces también alguna medicación.

Muchos expertos consideran que la interfaz de la computadora es un buen complemento para los cerebros afectados por el ADHD, que necesitan ser estimulados con mayor frecuencia que los del común de la gente.

“Con la computadora uno se concentra en eso y deja de lado todo lo demás. Es un feedback inmediato, es cinestésico… muchas personas con (ADHD) optan por trabajar con la computadora porque… a algunos la interactividad del feedback inmediato y el usar muchos sentidos a la vez les resulta más interesante y les hace más fácil concentrarse en lo que están haciendo”, explicó Janet Giler, una especialista en terapia familiar/terapeuta familiar que administra un sitio web sobre ADHD.

Pero Jane Healy, ex-directora de una escuela y autora de algunos libros, sostiene que usar las computadoras para mantener ocupados a los alumnos con ADHD es no enfrentar el problema. “Esta máquina los mantiene ocupados y los distrae, y me los saco de encima, es un terrible error y es una grave pérdida de tiempo, un tiempo que se podría usar para enseñarles cómo usar el lenguaje, por ejemplo, dentro de sus cabezas, para poder controlar su conducta”, señaló Healy, autora del controvertido libro titulado Failure to Connect: How Computers Affect Our Children’s Minds for Better and Worse (Sin conexión: cómo inciden en el cerebro de nuestros niños las computadoras, para bien o para mal).

Las investigaciones indican que es posible, especialmente en el caso de los niños con ADHD de menor edad, enseñarles métodos para monitorear su propia conducta, lo cual es importante ya que en la vida de una persona con ADHD habrá muchas instancias en las que no recibirán una gratificación inmediata, explicó Healy. “Para poder realizar varias tareas a la vez y bien, primero uno tiene que saber realizar bien esas tareas individualmente”, explicó.

  Edublogs, la plataforma educativa

Sin embargo, es lógico que los niños con ADHD se lleven tan bien con las computadoras, señaló una docente de enseñanza especial del área de la Bahía de San Francisco. Si bien sus alumnos no usan demasiado las computadoras en clase, está claro que cuanto mayor es la variedad de tareas que tienen estos niños, y mayor la velocidad con que puedan pasar de una tarea a otra, mejor aprenden.

“Dividimos las actividades en períodos más cortos -10 ó 15 minutos como máximo- para uno de mis alumnos con ADHD”, comentó Kami Frankel, especialista en recursos de las escuelas de educación elemental Garden Village y Susan B. Anthony, en Daly City. “Cuando se ponía inquieto, lo hacía correr de una punta del aula a la otra… para que pudiera descargar energía”.

La clave radica en que los docentes se aseguren de que el tiempo que los niños pasan frente a la computadora sea utilizado en forma sensata y para estudiar y aprender, no para jugar o chatear con amigos.

Los docentes muchas veces comprueban que ese alumno que antes se sentaba en los bancos de atrás de todo, no participaba en clase, y obtenía malas notas, comienza a tener un buen rendimiento cuando se le brinda acceso a un ordenador.

Cuando un alumno llamado Bryce accedió al tercer grado, tenía problemas de redacción que aparentemente iban a ser imposibles de superar. Su letra era prácticamente ilegible, y escribía mal muchas de las palabras. Entonces, empezó a escribir palabras y oraciones lo más cortas posible. Hasta que un especialista en educación recomendó un ordenador portátil. “El resultado fue sorprendente”, escribió la madre de este niño en el sitio web del Schwab Learning Center. “Las redacciones de Bryce pasaron a ser el doble de largas. Las oraciones empezaron a ser más largas. Tiene ganas de experimentar con palabras más largas… Y lo mejor de todo es que logró redactar cuentos y monografías bien hechos, y de los cuales se podía sentir orgulloso”.

Los ordenadores también sirven para darles un descanso a los docentes que deben afrontar la demandante tarea de trabajar con un alumno con ADHD. “Las computadoras son una de las mejores cosas que se pueden usar para ayudar a los niños con ADHD, sobre todo porque tienen una paciencia inagotable”, expresó Baumel. Pero este concepto preocupa a Healy, ya que ella opina que este tiempo estaría mejor aprovechado si se lo utilizara para ayudar a estos niños a aprender a controlar su conducta sin una ayuda externa. “Yo les recomendaría que tengan mucho cuidado, y que aborden cada caso en forma conjunta tanto padres como docentes”, expresó Healy. “Que estén ocupados trabajando a un ritmo vertiginoso no quiere decir que estén haciendo mucho”.

______________________________________

Nota: Este artículo lo acabamos de recuperar de nuestro particular baúl. Allí estaba guardado tras haberlo leído en la antigua revista Wired News, que se publicaba en el conocido servicio web Lycos. Fue escrito hace más de doce años, pero sigue vigente. Los medios tecnológicos de que disponemos hoy, ordenadores y tablets, contribuyen aún más a hacer realidad las propuestas reseñadas.

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.