Inicio » Varios » El Tema » Los peligros de las redes sociales y de los programas de mensajería

Los peligros de las redes sociales y de los programas de mensajería

Los peligros de las redes sociales y de los programas de mensajería

Los sistemas de comunicación han cambiado notablemente en los últimos años. Las relaciones físicas han dado lugar a las virtuales en múltiples circunstancias. Son muchas las personas que no pueden vivir sin su teléfono móvil. Lo ponen a la derecha del plato cuando se sientan a comer en su casa o en un restaurante. Lo ponen en la mesa o en el mostrador de la cafetería. Lo llevan en la mano cuando caminan por la calle. Van siempre pendientes de él, esperando, no la llamada, sino el mensaje del amigo o amiga en WhatsApp, la publicación de un nuevo tema en Facebook o de una fotografía en Instagram, por no hablar del continuo flujo en SnapChat o en Twitter.

Sobre las tecnologías de la información

Las tecnologías de la información proporcionan enormes ventajas, pero también son causa de muchos problemas, propiciando riesgos cuando no se utilizan adecuadamente. A pesar de todas sus ventajas, nunca podrán sustituir a las relaciones cara a cara, con las palabras, las risas, los gestos fluyendo en el aire. Lo que si está claro es que todos los que utilizan las redes sociales y los programas de mensajería deben tener en cuenta una serie de normas, que han de respetar.

Todo lo que se publica permanece

Cuando algo se publica queda ahí para siempre, en nuestra cuenta o en la de todos los que lo han compartido. Los sistemas que almacenan la información mantienen todo guardado, aunque hayamos recurrido a la opción de borrado. Por ello, insisto, debemos tener mucho cuidado a la hora de publicar. Nunca debemos subir una fotografía de niños a nuestro perfil de Facebook o a nuestra cuenta de Instagram, por los riesgos que ello supone. La exposición de los menores a los ojos de todo el mundo puede traer consigo males irreparables, dañando la dignidad, la intimidad y el honor de los menores. Ellos aún no son capaces de opinar pero, ¿qué dirán cuando alcancen la mayoría de edad y vean lo que han hecho sus padres?

  La importancia del SEO estratégico

Nada está cerrado

Algunos dirán que sus cuentas están cerradas a amigos y conocidos. Que en WhatsApp solo tienen personas leales y grupos de compañeros pero, ¿qué ocurrirá si alguna de esas personas comparte con otros lo que se les ha enviado? Además, ¿quién nos ha dicho que personas ajenas no tienen acceso a los datos compartidos? Por ejemplo, para acceder a una cuenta ajena de WhatsApp desde un teléfono móvil solo hay que desinstalar la que está instalada y volver a instalarla con otro número de teléfono y su dirección MAC. También existe la posibilidad, en dispositivos Android, de instalar una aplicación espía que permite, tras rootear el móvil, acceder a otra cuenta de Facebook, Instagram, WhatsApp y demás.

Conclusión

El título de este artículo no admite dudas: Los peligros de las redes sociales y de los programas de mensajería. Nuestras recomendaciones son claras y precisas, nunca se deben exponer a ojos ajenos lo que no queremos que vean. Debemos dejar a un lado esta actitud exhibicionista, sobre todo cunado los protagonistas son seres inocentes, que aún no saben lo que se está haciendo con ellos.

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.