Inicio » Curiosidades » Sociedad » Los riesgos de dormir una borrachera en un contenedor portuario

Los riesgos de dormir una borrachera en un contenedor portuario

Algunos, cuando consumen alcohol en exceso, llegan a un estado tal que son incapaces de actuar como lo que son, seres humanos, en donde el cerebro marca los comportamientos. Aún recuerdo, hace ya muchos años, que un amigo de juventud, que vivía en una casa adosada a la Muralla Romana en la puerta de San Pedro, en Lugo, salió por la claraboya del tejado a correr una noche de juerga, sin permiso paterno. Al volver comprobó que la ventana de salida estaba cerrada, así que, ni corto ni perezoso, se dirigió a un portal en el que se acumulaban varios féretros y, ni corto ni perezoso, se metió dentro de uno para pasar el resto de la noche. Supongo que sus sueños rozaron lo tenebroso, aunque el alcohol impidiese que anidase el miedo.

La borrachera y el contenedor

Aunque la historia que os relato a continuación no es de hoy, ocurrió hace ya algún tiempo, no renuncio a escribirla. Lo anterior viene a cuento tras leer, en Huffington Post, la historia que nos relata las peripecias de un ciudadano de Qingdao, en China, que tras una noche de juerga incontrolada y un excesivo consumo de alcohol, se metió en un contenedor portuario para dormir la borrachera. Lo malo del asunto es que el recipiente fue cerrado por fuera y transportado, con otros, a un buque de carga con destino a Los Ángeles.

  Frases lapidarias y despreciables sobre la mujer

Los riesgos de dormir una borrachera en un contenedor portuario

Gracias a un teléfono móvil…

Cuando se despertó descubrió que algo extraño estaba pasando, que estaba encerrado en un cajón muy grande del que no podía salir. Por fortuna llevaba su teléfono móvil, con el que hizo varias llamadas a sus conocidos. No pudo explicarles en donde se encontraba, pero la policía local, tras ser advertida, se dirigió al puerto. Jiang Wu, así se llama el individuo, se puso a golpear desde dentro sobre la pared del contenedor, hasta que fue localizado en la parte superior de una pila de 60 metros de altura.

¿Servirá de escarmiento?

El muchacho tuvo suerte. Si hubiese pasado una hora más, ya estaría de viaje a Estados Unidos. La próxima vez sabrá a que atenerse, si sigue bebiendo en exceso, estoy “casi” seguro, nunca volverá a “dormirla” en un contenedor. Aunque, tengamos nuestras dudas, ya que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.