Sociedad

Minipréstamos: todo lo que hay que saber

Todos en algún momento de la vida necesitan hacerle frente a las emergencias económicas que se deben solventar en el menor tiempo posible. En virtud de esto, el sector económico ha creado un producto financiero cuyo auge ha tenido un crecimiento exponencial en el país, se trata de los minipréstamos.

Minipréstamos: todo lo que hay que saber

Son soluciones que no requieren muchos trámites para ser otorgados, por lo que no es necesario presentar la extensa documentación que solicitan los bancos, aunque es necesario demostrar los ingresos. 

¿De qué se trata este producto?

Los mini prestamos son una solución económica que ofrecen las entidades y distintas organizaciones financieras. Su uso se ha popularizado porque es muy fácil acceder a ellos y el tiempo de respuesta por parte de la institución que los concede es muy poco.

¿Quiénes lo pueden solicitar?

Todas las personas que hayan cumplido la mayoría de edad (18 años) y hasta los 65 años, que tengan una cuenta bancaria activa. Deben contar con un teléfono móvil en el cual recibirán la notificación del préstamo una vez haya sido aprobado, así como domicilio en cualquier lugar de España y contar con algún tipo de ingreso regular, como el pago de su nómina, pensión o subsidio de desempleo.

Con apenas esos pocos requisitos, son otorgados cientos de minipréstamos diariamente a través de diferentes plataformas en Internet.

¿Cuál es la finalidad de los minipréstamos?

Estos productos financieros están creados para solucionar problemas económicos de imprevistos, afrontar algún gasto pequeño y bien puntual. También se pueden utilizar para darse un gusto, complacer algún capricho o completar el dinero para esas vacaciones que tanto se anhelan.

Se pueden usar para solucionar problemas de salud, pagar la matrícula escolar o de la universidad, incluso, para pagar esa deuda que se adquirió con algún amigo en determinado momento. Es una solución útil, rápida y muy eficaz.

¿A cuánto dinero se puede acceder?

La mayoría de las entidades y las plataformas online que conceden este tipo de préstamo establecen un importe mínimo de 300 euros y un máximo de 800. Es el cliente quien decide cuánto quiere y el tiempo que necesita para devolver el dinero que le sea otorgado. Sobre este punto, los prestamistas establecen un plazo mínimo para el pago de 7 días y un máximo de 30.

En cuanto a los intereses que tienen que pagar sobre las cuotas y por el total del préstamo, rondan entre el 30 y el 45%. Aunque parezca un importe elevado, realmente no lo es del todo si se considera el hecho de que una vez solicitado el préstamo, el dinero es abonado en la cuenta bancaria del prestatario en apenas 1 a 3 horas.

Sobre la forma de devolución del préstamo es muy fácil, se puede hacer a través de una  transferencia, utilizando la tarjeta, o incluso, programando un día específico para reintegrarlo por completo.

¿Cómo se solicita?

Solicitarlo sólo lleva unos minutos. Lo primero será ingresar en la página web de la entidad que otorgue este tipo de producto, algo que se puede hacer a través de una plataforma especializada. Una vez se haya elegido el sitio web, lo siguiente será decidir la cantidad de dinero que se necesite y el plazo para devolverlo.

Algunas páginas web dedicadas a ofrecer este tipo de beneficios solicitarán al cliente rellenar un formulario simple donde colocarán sus datos personales, información que será absolutamente confidencial y se le dará un tratamiento estrictamente profesional.

Los solicitantes pueden sentirse seguros de que su información estará resguardada y que, de ninguna manera, se divulgará sin el consentimiento del cliente. Luego, la solicitud pasará al siguiente paso, y éste tiene que ver con la evaluación y valoración por parte de la institución que otorgará el préstamo, pero este paso no tardará más que un par de minutos.

Una vez aprobada la solicitud se le enviará una notificación telefónica al cliente y en cuestión de un máximo de tres horas podrá disponer del dinero en su cuenta, o bien puede recibir el abono en su tarjeta de crédito o cuenta de PayPal.

Para tener siempre presente

Los minipréstamos son una solución muy buena cuando se trata de solventar alguna urgencia o imprevisto económico. Este tipo de producto financiero debe ser religiosamente pagado en el plazo que el mismo cliente ha establecido para su devolución, de lo contrario, el atraso en el pago puede generar muchos gastos extra e inconvenientes con la reputación crediticia.

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba