Sociedad

No podemos vivir sin publicidad

Está claro que es así, que "no podemos vivir sin publicidad". A continuación hablamos del tema, explicando la razón de ser de la afirmación.

No podemos vivir sin publicidad

Son muy pocas las personas que reconozcan que la publicidad influye en sus decisiones de compra. Desde siempre la publicidad ha estado ahí, pero ahora juega un importante papel en nuestro diario devenir. Los anuncios llegan por todas partes. Lo que antes solo veíamos en los periódicos de papel y en carteles en la calle, desde hace años lo tenemos en la televisión, en papeles introducidos en nuestro buzón de correos y, sobre todo desde finales del siglo pasado, en Internet. Nuestro dispositivo móvil y nuestro ordenador nos muestran sugerencias en cada momento.

Robert Guérin, el periodista que fue el primer presidente de la FIFA, desde el año 1904 al 1906, dijo en cierta ocasión que el aire que respiramos es un compuesto de nitrógeno, oxígeno y publicidad. Se trata de una frase muy original, por los elementos químicos implicados en la misma y por algo más. No podemos vivir sin oxígeno, está claro, pero tampoco lo podríamos hacer sin la publicidad.

La publicidad nos acecha

Los mensajes publicitarios están en todas partes, a la derecha y a la izquierda, arriba y abajo. Leamos lo que leamos, escuchemos lo que escuchemos, ahí está el mensaje publicitario. Su fin no es otro que subyugarnos, y cada vez dispone de más medios y sistemas para conseguirlo.

Son muchas las personas que no pueden irse a la cama sin recibir un paquete, el que corresponde a la compra que hicieron ayer a través de una de las populares plataformas que hoy saturan la red de redes. Se dejan influir por el mensaje o mensajes publicitarios, sin percatarse de que todo tiene un límite.

Cuando hablamos con amigos y conocidos contamos lo que ha influido en nosotros, la última película que hemos visto o la novela reciente que hemos leído. Lo que nunca haremos es decir que un anuncio publicitario también influye en nuestra vida. ¿Por qué lo hacemos así? Porque estamos siempre en guardia, pero ello no es óbice para que el promotor del anuncio sepa cuáles son nuestras debilidades.

A tener en cuenta

Si navegamos por la web, se nos mostrarán varios anuncios relacionados con el tema en el que estamos interesados. Lo hemos contado sin darnos cuenta. Hemos ido a una página para buscar información y ello queda registrado. Y, seamos sinceros, no nos importa, sino justo lo contrario, porque vemos que la página que visitamos conoce nuestros gustos.

Y desde siempre es así, aunque los sistemas hayan cambiado con los tiempos. Decimos que la publicidad no influye en nosotros, pero sabemos que no es verdad. Compramos lo que queremos, es lo que decimos.

Los creadores de los anuncios, mejor, los promotores publicitarios, saben, antes de elaborar un anuncio, cual va a ser el comportamiento de los consumidores. Saben cuales son sus anhelos, sus frustraciones y sus prejuicios con el fin de devolvérselos como reclamo de un producto.

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba