Sociedad

Ordenadores para averiguar si alguien está borracho

Se sabe que el consumo excesivo de bebidas alcohólicas presenta una incidencia negativa en el estado de salud. Nunca se debe abusar a la hora de beber vino, whisky y demás.

Ordenadores para averiguar si alguien está borracho

Lo habitual es que, cuando una persona está sometida a los efectos que produce el consumo excesivo de alcohol, cualquiera lo pueda descubrir a simple vista. Pero no siempre es así, algunos bebedores son capaces de aguantar (¿disimular?) y de no mostrar a los ojos de los demás esos efectos.

A pesar de ello, hay algo que los delata, que no es posible evitar. Se trata del enrojecimiento de las mejillas. Éstas actúan como delatoras y advierten de un nivel de alcohol en el cuerpo que supera lo normal. Lo difícil, en muchos casos, es percibir ese enrojecimiento.

Consumo de alcohol

Tras el consumo de vino, de whisky o de otras bebidas alcohólicas, comienza a producirse una relajación y un ensanchamiento de los vasos sanguíneos. Esto hace que el rubor se instale en las mejillas, una zona altamente sensible a esas dilataciones. El uso de cámaras de rayos infrarrojos, combinadas con un algoritmo informático, permitirán a los ordenadores detectar que personas están borrachas o próximas a «adquirir» una borrachera.

Si una persona tiene deficiencias en una enzima, el aldehído deshidrogenasa, el rubor es aún mayor, ya que dicha enzima es fundamental para el metabolismo del alcohol. Por esto hay personas que se ponen totalmente coloradas tras haber tomado una sola copa de vino.

Lo que sí está claro es que el consumo de vino puede ser bueno para el cerebro. Eso sí, no se debe abusar, hay que beber de manera moderada, sin excesos. De ahí la afirmación de que «la ingesta prolongada de cantidades excesivas de etanol se sabe que tiene efectos adversos en el sistema nervioso central«.

Los resultados de una investigación

Según nos cuentan en Popular Science, en un artículo publicado hace algunos años, un grupo de investigadores trabajó con 41 personas que se sometieron al consumo de alcohol en un corto periodo de tiempo. Se hizo un análisis antes y después de beber cuatro copas de vino. Aunque no todos mostraron los mismos efectos, sí coincidieron en el contenido de alcohol en sangre. El nivel llegó a un valor próximo al valor máximo permitido para la conducción de un vehículo.

Un sistema, un algoritmo, instalado en un ordenador sirve para determinar el grado de alcohol tras efectuar un análisis de las imágenes captadas por la cámara de infrarrojos. Con ese algoritmo es posible saber, con una precisión del 90 por ciento, quien está sobrio y quien está borracho.

Conclusión

Ahora la cuestión está en buscar una aplicación práctica que sirva para hacer una valoración personal del descubrimiento. ¿Habrá alguna persona que lo instale en su coche para saber si puede o no conducir? No lo creo. Lo ideal sería que los teléfonos móviles pudiesen adoptar el algoritmo para que, tras efectuar un vídeo facial, saber el estado en el que se encuentra el protagonista. En este caso podría servir de ayuda al que se quiere controlar y de sistema de detección para la policía. (Aún estamos a la espera de la puesta en escena de dicha aplicación).

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.