Matemáticas

¿Qué botella elegir?

El conservar las amistades es muy importante. Pasan los años y aún sigues viendo y viviendo agradables momento con aquellos amigos que conociste cuando eras un chaval. El reunirse para tomar unos vinos, para comer en tu casa o en la de ellos o simplemente para degustar unos pinchos, e smuy saludable.

Hace unos días invitamos, mi mujer y yo, a una pareja de amigos a tomar una botella de vino en la cocina de casa con unas tapitas de jamón. Fui a la despensa y cogí cinco botellas de las que tenía almacenadas. Las puse con pausa encima de la mesa, de una en una y ordenadamente, después de enseñárselas a él ya ella. Les propuse que eligiesen una, no íbamos a beber más. Pero no se decidieron.

¿Qué botella elegir?

– Vale una cualquiera, – dijo Federico.

Me negué a ello, y les hice una propuesta. Coloqué las cinco botellas en fila. Para distinguirlas le otorgué a cada una de las cinco primeras letras del abecedario: A, B, C, D y E. Le dije a Federico:

– Empieza a contar desde la botella A a la E (1, 2, 3, 4, 5) y continúa de vuelta 6 en la D, 7 en la C, 8 en la B, 9 en la A, y, vuelta atrás, 10 en la B, 11 en la C, y así sucesivamente. Nos beberemos la botella que corresponda al número que representa el año en el que estamos, el 2015.

– ¡Estás loco! – dijo Fede -. Cuando termine ya se me pasaron las ganas de tomar el vino.

– ¿Y si os digo cuál es la botella que tenemos que abrir sin contar nada?

Ambos, Fede y Olga, conocían mis habilidades matemáticas. Siempre me gustaron y aún me siguen gustando, de ahí mi afición a los desafíos.

No sé si tu posees esas habilidades, pero está claro que, si estás leyendo esto, estás dispuesto a responder a la pregunta que viene a continuación. ¿Qué botella nos bebimos y qué hice para averiguar a cuál le tocaba?

Solución en Comentarios

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Un comentario

  1. Pensar que pasaron más de cuatro años y todavía no fuimos a buscar el premio!!
    Pero nunca es tarde… En cualquier momentos nos aparecemos por Lugo!!
    A mí me gusta el tinto!! Jejejee!!
    Saludos!
    Lau.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.