Inicio » Varios » El Tema » WhatsApp y la infidelidad

WhatsApp y la infidelidad

Desde siempre, supongo que desde que el homo sapiens apareció sobre la superficie de la Tierra, las parejas de hombre y mujer, consolidadas por lo que conocemos como enlace matrimonial (o simplemente unión), sufren varias vicisitudes en su devenir diario que provocan malestar en la pareja. En esta línea se encuentra, ocupando el primer lugar, lo que conocemos como infidelidad. En la mayoría de los casos tal situación está alimentada por el engaño. Uno de los protagonistas considera que el otro se está burlando de él (o de ella). Las consecuencias, múltiples y variadas, ya las conocemos. Sabemos también que, en la mayoría de los casos, la pareja se rompe.

WhatsApp y la infidelidad

Todos los que estamos en la onda, tengamos los años que tengamos, disponemos de un dispositivo móvil, mas un teléfono que una tablet. No existe usuario de teléfono móvil inteligente, conocido como smartphone, que no tenga instalado WhatsApp en su dispositivo, y si lo hay está considerado como un tipo raro. Ya no es la primera vez que hablo aquí de la influencia de ésta y de otras apps de similares características en la forma de comunicarse. Algunos utilizan su dispositivo para hablar, y lo que se tercie, con la persona que tienen sentada en la silla de enfrente, tomando unos vinos, un café o unos refrescos en el bar.

Acabamos de descubrir en los medios que, según unos estudios efectuados en Italia, el WhatsApp es el culpable de cerca de la mitad de las separaciones y divorcios producidos en el país. Algunos y algunas inician y consolidan nuevas relaciones utilizando el popular programa de mensajería. Lo malo del sistema es que no hay que hacer mucho para que, en el caso de que los protagonistas, o alguno de ellos, tengan pareja, se descubra el engaño.

  Los eBooks superan en ventas a los libros tradicionales, en Estados Unidos

La Asociación Italiana de Abogados Matrimoniales es la que se ha ocupado de elaborar el citado estudio y, como cuenta su presidente, Gian Ettore Gassan: “Los que conviven con el WhatsApp se comunican con otros de manera sencilla, compartiendo fotografías subidas de tono. Son además capaces de mantener varias relaciones a la vez. Hemos encontrado casos de clientes que tenían hasta tres y cuatro relaciones al mismo tiempo”.

Es evidente que algo falla, que la culpa no es del teléfono y del programa que sirve de puente, sino de la persona que se implica, como protagonista, en el engaño. Lo que muchos tal vez no sepan es que la facilidad para ser infiel va acompañada de la facilidad para descubrir tal infedilidad.

Si en Italia cerca de la mitad de los divorcios se justifican en la utilización del WhatsApp, ¿cuántos de los que se producen en España son provocados por el mismo motivo? No olvidemos que italianos y españoles somos latinos.

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.