El Tema

Antes desnudos que sin móvil

Exponemos los resultados de una encuesta que muestra los diferentes aspectos en los que muchas personas son dependientes del teléfono móvil.

Antes desnudos que sin móvil

No es la primera vez que hablamos del tema. Son muchas, muchísimas, las personas, jóvenes y no tan jóvenes, que viven subyugadas por el teléfono móvil. Ahora, tras leer lo que nos cuentan en Kaspersky Labs, como resultado de una investigación, volvemos a hablar de esta notable incidencia. Un 23 por ciento de las personas entrevistadas preferirían permanecer desnudas en público antes que no poder llevar su móvil con ellos.

Algunos dirán que lo indicado no es fiable, que es el resultado de una investigación en la que se han utilizado entrevistas, y, como consecuencia de ello, cada uno puede decir lo que quiera sin estar de acuerdo con lo que dice. En algunos casos puede ser cierto lo que apuntamos, pero estamos seguros, por lo visto en la calle, en locales públicos y en casa, que serían muchos, hombres y mujeres, los que no podrían vivir sin su móvil, y que estarían encuadrados en muchos de los apartados que analizamos a continuación.

Dependientes del móvil

Cada vez son más los que van conectados al móvil, con los ojos y los dedos sobre la pantalla, atropellando a los que se les cruzan en su camino o exponiéndose a ser atropellados cuando cruzan una calle. Por ello, una de cada cinco personas, el 23 por ciento indicado, se sienten desnudas sin su móvil, y no les importarían quedarse sin ropa antes de no poder disponer del smartphone. Lo llevan a todas partes, en la mano derecha o en la izquierda, o en el bolsillo del pantalón o la chaqueta.

El estudio se llevó a cabo con 11.250 personas, de edades comprendidas entre los 18 y los 60 años. El 32% de esas personas no recuerdan como era su vida antes de estar constantemente conectadas. Un 22% consideran que el uso del dispositivo es tan importante como el comer y el beber. El 43% de los encuestados lo primero que hace al levantarse, antes de ir al baño para descargar lo acumulado por la noche, es revisar su móvil, averiguar lo que ha pasado.

Pero hay mucho más. Al 46% no le importaría quedarse empapados por una tromba de agua antes que no poder disponer del dispositivo. A un 31% no le importaría pasar frío por no llevar ropa de abrigo y un 34% renunciaría a llevar dinero encima. Lo primero es el móvil.

¿Y qué pasaría si pierden el teléfono móvil? Podría generar un estado de depresión provocado por el estrés. El hecho afectaría al 90% de los usuarios, tanto si les roban o pierden el dispositivo. Esto es algo que marca un hito en este terreno.

Y, tal como apuntamos al principio, al 26% no le importa cruzar una calle atendiendo al móvil sin fijarse en los riesgos que corren. Es posible llegar a la desesperación en el caso de que se haya perdido la conexión. La desesperación llega al 51% al no poder atender a sus familiares y amigos.

Conclusión

Está claro, no hay dudas al respecto, la conexión a Internet es hoy vital. Son muchas las personas que verían su vida totalmente trastocada si la red de redes dejase de existir durante una temporada. No hay dudas al respecto, es un vivir sin vivir, una nueva forma de dependencia que cada vez afecta más a la población. ¿Tendrá solución?

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *