Sociedad

Los teléfonos móviles han cambiado nuestra vida

La utilización del teléfono móvil de manera incontrolada no es bueno. A continuación hablamos de algunos de los inconvenientes que ello supone.

Los teléfonos móviles han cambiado nuestra vida

Nadie lo puede negar. Todos tenemos un teléfono móvil, y no podemos vivir sin él. Lo utilizamos a todas horas, y no precisamente para hacer llamadas, sino para examinar lo que nos acaba de llegar a través de WhatsApp o lo que se está cociendo en las redes sociales, entre otras posibles acciones. Es evidente que los smartphones han cambiado nuestras vidas en varios aspectos, algunos, para mejorarla, y otros para hacer que vivamos en continua tensión. Opino, y creo que no estoy equivocado, que son más los inconvenientes que los beneficios.

El móvil a todas horas

Hay casos, no excepcionales, en los que algunos, hombres y mujeres, tienen problemas de sueño y de depresión. La nomophobia es evidente, y cada vez incide más en jóvenes y no tan jóvenes. Son varios los aspectos que alteran nuestra vida por culpa de los teléfonos móviles inteligentes. Está claro que sirven para mantenernos en contacto con amigos, conocidos y familiares, para enterarnos de lo que está ocurriendo en el mundo, o para encontrar el lugar al que queremos llegar, entre otras posibilidades. Pero, al lado de estos valores positivos existen otros negativos, los que nos convierten en dependientes.

No nos deja dormir

Nos vamos a la cama y dejamos el móvil encendido en la mesilla de noche. Oímos el sonido de un mensaje y nos damos la vuelta, cogemos el dispositivo y comprobamos de que va. En algunos casos hasta somos capaces de contestar el mensaje o de compartirlo con nuestros amigos. Está claro que, si esto lo hacemos todas las noches, no seremos capaces de dormir y al día siguiente estaremos agotados.

Falta de comunicación

¿No has visto a una pareja de novios o a un matrimonio sentados en la mesa de un bar sin mirarse, sin hablar, solo pendientes (cada uno) de lo que surge en la pantalla de su móvil? Las consecuencias de esto son, en la mayorías de los casos, negativas para la relación. ¿Qué está haciendo María?, se pregunta él. ¿Con quién estará comunicándose José?, reflexiona ella. Está claro que se está gestando el drama.

Problemas en la relación con los hijos

Sentados en el salón de casa, el padre, la madre y el hijo (o hijos). Cada uno con su móvil entre las manos, ignorándose entre si. Ello, está claro, generará una serie de problemas emocionales en los niños. El cariño no se puede transmitir a través de un dispositivo, se necesita una relación más directa, en la que juegan un importante papel las caricias y los besos. ¿Qué pasará mañana?

Se ignoran todos

Estamos reunidos en la sala, pero nadie habla, todos están centrados en su teléfono móvil. No importa que seamos profesores en un colegio, empleados de una empresa o miembros de una comunidad de propietarios, por citar algunos casos. Se está dando en todos los lugares y circunstancias. Tal vez alguien se esté dirigiendo a los demás, pero nadie le atiende, lo importante es lo que se dibuja en la pantalla del móvil.

La obligación de responder y las frustraciones

¿Y qué pasa si no respondemos a un mensaje que nos acaba de llegar? El emisor tal vez nos proteste y hasta se atreva a hacernos una llamada para hacernos un reproche. ¿Y sí no publicamos en Facebook y/o en Instagram las fotos que acabamos de hacer? Nos sentiremos frustrados.

Incidencia en la salud mental

Está claro que no podemos dejarnos dominar por nuestro teléfono móvil. Nuestra salud mental se verá afectada, nuestro cerebro se negará a evolucionar ya que el móvil nos niega los esfuerzos. Para que vamos a obligar a trabajar a nuestra memoria si siempre podremos buscar en Internet lo que no sabemos. La ignorancia es muy atrevida.

Conclusión

Lo mejor, tal como recomiendan algunos expertos en el tema, es apartar los teléfonos móviles de nuestras vidas. Si no lo hacemos, nos veremos sumidos en la falta de ilusión y perderemos la capacidad de descubrir. Aunque lo mejor es conseguir que el teléfono móvil no nos domine, que seamos nosotros los que lo dominemos a él, utilizándolo solo cuando sea necesario.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.