El Baúl

Lo bueno que tiene Foz, la Perla del Cantábrico

Lo bueno que tiene Foz, la Perla del Cantábrico

El descanso siempre es bueno cuando forma parte del trabajo. Algunos ya hemos vivido muchos años unidos a un diario devenir en el que hemos experimentado con momentos de satisfacción e instantes en los que primaba justo lo contrario. Otros lo siguen viviendo día a día. Por ello, todos, necesitamos disfrutar de momentos en los que la tranquilidad nos marque, dejando que el esfuerzo permanezca oculto.

Hace más o menos tres años redescubrí Foz, una de las joyas que convierte lo malo en bueno, que hace que el desasosiego se torne en bonanza. Se trata de un pueblo ubicado en la Mariña Lucense bañado por el mar Cantábrico. El paseo que parte de la playa de A Rapadoira bordeando el mar, con sus acantilados y sus playas, es ideal para llegar a un intenso estado de relajación, a pesar del cansancio que puede suponer el mover las piernas cuando andamos. El cielo, azul o salpicado de nubes, el mar reflejando el firmamento, el aire lleno del iodo que fluye del agua, conforman el menú ideal para hacer nuestra vida más saludable y agradable.

Todas las semanas, excluidos los meses de verano, tres bares próximos al Campo da Cabana organizan el sorteo de un jamón pata negra, un queso de Castilla y una caja de seis botellas de vino de Rioja los domingos a las dos de la tarde. Los establecimientos Bar Acuario, Bar O Chícaro y Cervecería Regata son los artífices del regalo. El domingo, a las dos de la tarde, lo hacen alternativamente cada semana en uno de los locales. Los clientes han ido recibiendo las papeletas durante toda la semana tras hacer una consumición en alguno de los espacios citados.

Entrega del premio en el Bar Acuario

Hoy me ha sonreído la suerte. El bar Acuario estaba a tope. Me encontraba con mi familia en un extremo de la barra tomando unos Albariños. El sorteo se hizo allí mismo. Se fueron sacando las cuatro bolas, una a una, y, sorprendido, comprobé que tenía el número del premio entre los que guardaba en mi cartera. La suerte me había sonreído aún más. Ramón nos hizo a su mujer, María José, y a mi una foto que de inmediato compartió en la página de Facebook del Bar Acuario. Seguiremos disfrutando.

Leer también

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario