Imaginación

Meditando en las alturas

La meditación es fundamental para reforzar nuestro estado de ánimo. El dedicar cada día unos momentos a concentrarnos, a fijar nuestra mente en un determinado tema, es muy positivo.

Meditando en las alturas

He tomado la meditación como el sistema o acción en la que se asienta lo que escribo a continuación. Podría ser otra la palabra, no lo discuto. Lo de meditando en las alturas podríamos convertirlo en meditación trascendente.

Es algo que, en este caso en particular, debe acompañar a este singular estado de atención concentrada en un objeto o pensamiento. Supongo que estáis de acuerdo conmigo. Aunque, tal vez, podríamos cambiar el título por riesgo innecesario.

Algunos escribirían, en vez de meditando en las alturas o de meditación trascendente, meditación trascendental, al hacer un examen, sazonado de ironía, de la fotografía que tenéis arriba.

Nadie puede discutir que lo que podemos deducir de su contemplación, me refiero a la foto, es que está más allá de la realidad sensible, no de la espiritual sino de la que anida en el soma. El individuo que ha llegado a tal estado, mejor a tal posición, está embriagado, dominado por la adrenalina que genera el riesgo.

Meditación trascendente o, ¿meditación trascendental?

La meditación es siempre necesaria, recompone la psique, permite una limpieza, una eliminación de todo lo que entorpece nuestro devenir, de todo lo que se almacena en la memoria y no necesitamos.

Cuando meditamos también revivimos momentos de antaño, recordamos tiempos vividos. Los que meditamos nos sentamos en una silla, nos acurrucamos en un sillón o nos tumbamos en la cama para recordar y, también, para olvidar.

Se sabe que la meditación es buena para luchar contra la ansiedad, para disminuir su incidencia en el vivir diario. Nadie debe desdeñar esta posibilidad de vencer los momentos negativos de ánimo sometiéndose a estados en los que prima la reflexión.

Sin respuesta

¿Cómo será la meditación cuando nuestro cuerpo está colgado sobre un abismo? Está claro que yo no lo voy a experimentar, ¿no sé tú?, y el individuo de la imagen no nos lo va explicar, porque no sabemos quién es y, por ende, ni conocemos su paradero.

Tal vez, el protagonista, necesite alimentarse del riesgo para conseguir mejores resultados. Yo, y supongo que tú también, preferimos meditar sin sobresaltos, sin estar sometidos a los caprichos de una ráfaga de viento o del vuelo de un pájaro perdido en el espacio.

Una imagen obtenida en Imgur

He visto la imagen viajando por Imgur y no me he resistido a compartirla aquí. Recomiendo una visita con calma por este sitio web, empezando el recorrido desde la página que os indico, en donde se recogen notables y originales imágenes, algunas más que otras.

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba