Inicio » Varios » El Tema » Meritocracia para el éxito

Meritocracia para el éxito

Principios de los años ochenta (del pasado siglo). La prestigiosa revista Cambio 16, nacida a finales del año 1971 y de tirada semanal, publicaba en su número 522 los criterios de expertos en selección de personal de empresas. Los jóvenes que perseguían el éxito debían ser portadores de estas características.

  1. A la hora de la búsqueda de trabajo, tendrán más éxito los que posean una formación profesional en vez de universitaria. Si se cursan estudios superiores, son preferibles carreras de aplicación práctica.
  2. Deberá tener un extraordinario afán de lucha, trabajo, productividad y superación. El espíritu de funcionario es absolutamente negativo.
  3. Deberá saber idiomas, fundamentalmente inglés.
  4. Como universidad y empresa es hoy un matrimonio mal avenido, el joven deberá compaginar sus estudios con la práctica. Deberá estar informado y formado.
  5. Cultura general amplia y buena, para poder y saber estar en cualquier lugar.
  6. Responsabilidad política.
  7. Nada de pasotismo.
  8. Tendrá que viajar con cierta frecuencia fuera de su país y estar dispuesto a trabajar en otra ciudad que no sea la de su residencia habitual.
  9. Limpio de aspecto. Barba y pelo arreglados y más uso de la corbata.
  10. Dispuesto a trabajar en equipo, para lo cual ha de ser comunicativo, extrovertido, pero no dicharachero.
  11. No basta con hacer algo, sino saber por qué se hace.
  12. Agudo de ingenio, creativo, imaginativo, eminentemente práctico y realista. Hay que trabajar sobre lo que hay y no sobre lo que a uno le gustaría hacer.
  ¡Soy una persona mayor!

Han pasado más de treinta años y muchos de estos principios siguen estando en vigor, aunque existen algunos matices de ajuste a los tiempos en que vivimos. Después de analizar los doce criterios anteriores, me surgen algunas dudas, seguro que a ti, como lector, te pasa lo mismo. ¿Sigue siendo la universidad y la empresa un matrimonio que se lleva mal? ¿Caminan juntas las información y la formación? ¿Por qué no se tienen en cuenta a las universitarias? Está claro que muchos aspectos de los que marcaban el trabajo en los años 80 del pasado siglo, ya no tienen hoy vigencia.

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.