Batiburrillo.net

Inicio » Curiosidades » Imaginación » La literatura semidefinicional

La literatura semidefinicional

La literatura semidefinicional

Te preguntarás, ¿qué es eso de la literatura semidefinicional? Todos sabemos que las palabras tienen un significado, el que se le otorga en lo que se conoce como definición. Para descubrir el significado de una determinada palabra recurrimos a un diccionario, el editado por la Real Academia de la Lengua Española u otro similar. Pero, ¿por qué no podemos jugar con definiciones originales, en las que prima la fantasía, y que, lo más importante, van ligadas en el contexto?

Pretendemos recrear un poema a partir de estas definiciones, científicas, vulgares o simplemente sugerentes. Cada artista literario dispone de la libertad necesaria para dar rienda suelta a su creatividad, para mostrar a los demás un estilo propio, para dejar su impronta, su marca personal. Vamos a mostrar un ejemplo, extraído de un artículo escrito por Josep Mª Albaigès i Olivert en la revista Cacumen del mes de abril del año 1986.

La luna

Versión original

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira, mira,
el niño la está mirando.
En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura
sus senos de duro estaño.

(Federico García Lorca)

_________________________
Definiciones

Luna: Satélite terrestre.
Ir: Encaminar los pasos hacia algún lugar.
Fragua: Taller de forjadores.
Polisón: Armazón caderal.
Nardo: Flor blanca nocturna.
Niño: Tierno muchacho impúber.
Mirar: Fijar los ojos en algo.
Estar: Permanecer, continuar.
Aire: Gas omnipresente.
Conmover: Inducir a compasión.
Mover: Desplazar, cambiar de sitio.
Brazo: Miembro superior.
Enseñar: Exhibir ante todo el mundo.
Lúbrico: Propenso al vicio carnal.
Puro: Libre de sensualidad.
Seno: Órgano pectoral.
Duro: Difícil de rayar.
Estaño: Metal para soldadura.
_________________________
Versión literatura semidefinicional

El satélite terrestre
sus pasos encaminó
al taller de forjadores
con su armazón caderal
de flores blancas nocturnas.
El tierno muchacho impúber
fija sus ojos en ella,
fija sus ojos en ella,
el tierno muchacho impúber
permanece, continúa
fijando en ella sus ojos.
En el gas omnipresente
a compasión inducido
desplaza, cambia de sitio
el satélite terrestre
a sus miembros superiores
y exhibe ante todo el mundo,
propenso al vicio carnal
y de sensualidad libre
sus órganos pectorales
de difícil de rayar
metal para soldadura.

_________________________
Como veis, los resultados son imprevisibles, está claro que dependen de las definiciones. En algunos casos puede haber reiteración en el lenguaje, es ineludible. Lo ideal es generar definiciones cortas, de una o dos palabras. Todo es cuestión de la capacidad creativa de cada uno. Para demostrarlo propongo a mis lectores que jueguen y creen su particular poema transformado basado en sus definiciones originales. Para ello tienen el apartado de Añadir comentario. Tomemos como original estos versos de Garcilaso de la Vega:

Más a las veces son mejor oídos
el puro ingenio y lengua casi muda,
testigos limpios de ánimo inocente,
que la curiosidad del elocuente.

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario