CuriosidadesImaginación

Sobre Jesucristo

Jesucristo

¿De dónde era Jesucristo? ¿Cuál era su nacionalidad? ¿Era hombre o mujer? Todos conocemos su vida. Sabemos que es el fundador del cristianismo, que es el patriarca máximo de la Iglesia Católica, pero pueden planteársenos dudas a la hora de contestar a las tres preguntas que hemos formulado. Hay teorías al respecto. Lo que os contamos a continuación son algunas de esas teorías que, aunque están en clave de humor, pueden dar respuesta a nuestras dudas. La imaginación de algunos, del o de los que elaboraron los razonamientos siguientes, pueden servirnos para resolver nuestras dudas. ¿Qué opinas?

Aparte de que Jesucristo fuera natural de Vitoria, ya que era “Dios y hombre a-la-ves”, se estudian con detenimiento las siguientes opciones:

Leer también:  La muerte, un fenómeno humano

Hay tres buenas razones para creer que Jesús era negro:

  1. Llamaba a todo el mundo “hermano”.
  2. Le gustaba el Gospel.
  3. No pudo conseguir un juicio justo.

Pero también hay tres buenas razones para creer que era italiano:

  1. Se metió en el “negocio” de su padre.
  2. Vivió en casa hasta los 33 años.
  3. Estaba seguro de que su madre era virgen, y su madre estaba segura de que su hijo era Dios

También tenemos tres buenos argumentos para decir que Jesús era californiano:

  1. Llevaba el pelo largo.
  2. Iba descalzo todo el día.
  3. Empezó una nueva religión.

Hay otras tres buenas razones para creer que era irlandés:

  1. Nunca se casó.
  2. Siempre andaba contando cuentos.
  3. Le encantaba la naturaleza.
Leer también:  Un detector neutrónico con el fin de mejorar la radioterapia

Pero la evidencia más importante de todas, es que hay tres pruebas de que Jesús era UNA MUJER:

  1. Tuvo que improvisar una comida para alimentar a una multitud que vino sin avisar.
  2. Intentó hacer llegar su mensaje a un puñado de hombres que “no lo pillaron”.
  3. Incluso después de morir tuvo que levantarse porque quedaba mucho trabajo por hacer.

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba