Sociedad

Las mascarillas ayudan a prevenir un nuevo ataque de COVID-19

Nos obliguen o no, siempre que salgamos a la calle debemos llevar la mascarilla puesta. Con ello evitaremos un rebrote del coronavirus. Debemos hacerlo ahora y después, hasta que todo esté controlado.

Las mascarillas ayudan a prevenir un nuevo ataque de COVID-19

El uso de mascarillas se ha puesto como obligatorio en algunos espacios cerrados y también en la calle cuando la distancia social es menor de dos metros, al menos en España. A pesar de ello sigue habiendo personas que no la llevan, algunas con motivo justificado porque padecen una determinada enfermedad de tipo respiratorio, y otras porque no quieren. La última advertencia del gobierno español es que, los que no llevan mascarilla sin justificación, pueden ser multados con cien euros.

Según un estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores en el Reino Unido y publicado hoy mismo en The Royal Society Publishing, el uso generalizado de mascarillas servirá para prevenir nuevos brotes del coronavirus, del COVID-19.

La OMS dice que el levantamiento de los estados de alarma puede traer consigo que se produzcan rebrotes, pero por lo que nos cuentan los investigadores citados éstos, los nuevos brotes de COVID-19, se pueden prevenir si utilizamos la mascarilla.

Los autores del citado estudio nos dicen lo siguiente: «Mostramos que, cuando el público lleva máscaras faciales todo el tiempo, no solo desde el momento en que aparecen los primeros síntomas, el número de reproducción efectivo, el que indica a cuántas personas puede contagiar un infectado, puede reducirse por debajo de 1, lo que conduce a la mitigación de la propagación de la epidemia«.

Según los resultados de la investigación todas las mascarillas son efectivas, aunque, eso sí, unas más que otras. Las buenas son las que protegen la nariz, evitando que el virus que se encuentra flotando en el aire llegue a los pulmones. La protección bucal evita también el contagio, ya que el virus puede también penetrar a través de la boca, y además evita que los infectados transmitan la infección.

No solo debemos pensar en nosotros sino también en los demás. La mascarilla, además de protegernos a los que la llevamos, también protege a las personas que se encuentran a nuestro lado.

En los países en los que se ha empezado a utilizar la mascarilla desde que comenzó la epidemia, el número de contagios y, como consecuencia de ello, de muertes, ha disminuido alcanzando cotas próximas al 100%.

Es evidente que la medida es satisfactoria con el fin de evitar que la pandemia del coronavirus se quede con nosotros. Los investigadores basan sus estudios en sistemas de modelado matemático, y los resultados se irán viendo según lo que muestren estos modelos.

Si queremos dejar atrás al coronavirus SARS-COV-2, que como podemos ver muta lentamente, lo que supone que sea más fácil controlarlo tras diseñar una vacuna, debemos respetar la decisión a la que apunta este artículo: nunca salir a la calle sin mascarilla.

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba