Inicio » Curiosidades » Humor » Micciones imposibles

Micciones imposibles

No nos referimos a los que tienen mal la próstata o padecen de incontinencia, es otra la cuestión. Los hombres necesitamos disponer de un cierto espacio, no excesivo, para enfocar con nuestro órgano hacia el receptor de nuestra meada (con perdón). Lo que si está claro es que al mismo tiempo no existe la posibilidad de que dos cuerpos (hombres) diferentes ocupen un mismo espacio para dirigir su micción hacia lugares que ocupan paredes contiguas de un ángulo diedro. ¿Quién habrá sido el genio que ha ideado la colocación de las dos tazas de evacuación líquida? Seguro que después de su original creación se ha retirado.

¿Micciones imposibles o posibles?

Aunque todo es posible. Después de realizar un análisis más profundo y tras una pausada consulta con la almohada, he llegado la conclusión, de que sí puede tener sentido la ubicación de ambos receptores de contenidos líquidos masculinos. La fotografía no nos permite saber si el espacio en el que se han colocado es de reducidas dimensiones, me refiero a superficie horizontal de la habitación o sala. Si es así, el perspicaz diseñador consideró que ante la avalancha de hombres necesitados de evacuaciones líquidas (pueden ser los servicios de un campo de fútbol, y ya se sabe lo que ocurre en los descansos de los partidos…), había que idear un sistema que permitiese salir del paso. Y entonces pensó en vertical y no en horizontal. Un hombre bajito y un hombre alto miccionando al mismo tiempo. ¿Te los imaginas?

  Sobre musgos, helechos y clases de vientos

Micciones imposibles

¿Otras explicaciones?

Tal vez a ti se te ocurran otras explicaciones, puede haberlas. Está claro que mis ácidas críticas del primer párrafo, tal vez sean algo exageradas… Que el autor del invento consideró que era lo mejor para el lugar (y también el momento, ¿por qué no?). Y que el dinero no está para despilfarros. ¿A ti se te ocurre alguna otra explicación?

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.