Ciencia y tecnología

¿Qué innovaciones tecnológicas han contribuido más a la sociedad?

¿Qué innovaciones tecnológicas han contribuido más a la sociedad?

Los avances científicos y tecnológicos impulsan la evolución de la sociedad. Al mismo tiempo, son las necesidades sociales las que determinan en gran medida qué fenómenos hay que observar, cómo debe analizarse la información y qué productos hay que crear. La tecnología forma parte del día a día de la mayoría de las personas, sobre todo cuando se trata de personas que trabajan desde casa.

Internet ha revolucionado completamente la comunicación en todo el mundo, pero no es lo único. El entretenimiento ha cambiado considerablemente gracias a la tecnología. Ahora podemos ver una película de cualquier género en cualquier momento del día o disfrutar de los divertidos juegos que ofrecen los casinos en vivo desde la comodidad de nuestra casa usando cualquiera de nuestros dispositivos móviles.

Pero para llegar a donde estamos fue necesaria una larga cadena de innovaciones tecnológicas. Aquí te presentamos tres que revolucionaron la vida cotidiana de todo el mundo.

Electricidad

Todas las comodidades modernas no habrían sido posibles sin la invención de la electricidad. Al aprovechar el poder de la naturaleza, como el que proviene de los rayos, fue posible entender cómo alimentar las cosas. Sin la invención de la electricidad, ninguna de las comodidades modernas existiría porque todo el mundo seguiría viviendo a la luz de las velas.

Los niños no podrían jugar videojuegos ni tener luz para estudiar por la noche, y la vida sería bastante más incómoda y aburrida en todos los sentidos. Si pensamos en instalaciones como escuelas, hospitales o centros comerciales, todas necesitan electricidad para funcionar de forma eficiente.

En el campo de la medicina, la electricidad permite disponer de radiografías, electrocardiogramas y resultados de análisis de sangre, entre otras cosas, de forma instantánea. Sin la electricidad, los hospitales no funcionarían de forma eficiente y los avances de la medicina serían más lentos y limitados. Sería más difícil curar enfermedades y habría más muertes.

Automóviles

Cuando se inventaron los automóviles se pensó que ayudarían a proteger el medioambiente porque el hecho de que los carruajes ya no necesitaran caballos evitaría que sus desechos estuvieran esparcidos por las calles e impregnaran el aire de las ciudades. Poco sabían nuestros predecesores que los coches traerían consigo su propia cuota de contaminación y otros problemas.

Sin embargo, también hay aspectos positivos, uno de ellos es la libertad que ofrecen. Muchas personas no tendrían la misma libertad de movimiento si no tuviesen un coche en el cual viajar. Es cierto que actualmente hay transporte público en la mayoría de las áreas metropolitanas de las ciudades, pero eso implica depender de rutas y horarios preestablecidos.

Nuestros coches nos permiten llegar a los lugares que queremos cuando queremos, según nuestras propias condiciones. Tanto si se trata de una acampada de fin de semana como de una excursión nocturna, los coches ofrecen la libertad que todos los humanos anhelan por naturaleza.

Computadoras personales

La computadora personal de los años 80, que evolucionó a partir de aquellas grandes máquinas que ocupaban una sala completa en los 70, fue un milagro. Provocó la desaparición de la humilde máquina de escribir, convirtiéndose en la primera opción para mecanografiar documentos limpios, gracias a la creación del software de procesamiento de textos.

La necesidad de que la gente llevara consigo su ordenador provocó la invención de la laptop, a la que siguieron el teléfono inteligente y la tableta. Por si eso fuera poco, el ordenador portátil no ha dejado de evolucionar. Ahora hay modelos increíblemente potentes y que tienen unos pocos milímetros de grosor, ideales para juegos en línea.

Con este único invento, la tecnología cambió la forma en que concebimos el mundo. Se pasó de pensar «qué pasaría si», a «todo es posible». Ahora es mucho más rápido y sencillo encontrar lo que buscamos, todo depende del tamaño del chip y la potencia de nuestra computadora personal.

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + veinte =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba