Inicio » Varios » El Tema » ¿Será verdad que los psicópatas poseen un débil sentido del olfato?

¿Será verdad que los psicópatas poseen un débil sentido del olfato?

Lo acabo de leer en Live Sciencie y, sinceramente, la duda se dibuja en mi cara. Según un estudio realizado en la Universidad Macquarie en Australia los psicópatas poseen un débil sentido del olfato. Los responsables de la experiencia han trabajado con 70 universitarios. El primer paso consistió en analizar la capacidad olfativa de cada uno de los participantes. Utilizaron productos típicos, de olores característicos, como la naranja, el cuero y el café.

En la siguiente fase se sometió a los estudiantes a varios procesos de análisis psicológico, estudiando sus reacciones ante determinadas frases, con referencias al halago, la sensibilidad, la violencia, el robo o el vandalismo. Los psicópatas, esos seres que padecen un trastorno de la personalidad centrado en la falta de empatía, la intensificación de tendencias impulsivas y la ausencia de encanto, fueron perfectamente detectados. Tras el estudio, los investigadores de la Universidad Macquerie, concluyeron que los psicópatas tienen un pobre sentido del olfato.

  ¿Quiénes son los responsables de la deuda pública?

¿Será verdad que los psicópatas poseen un débil sentido del olfato?

Al parecer la correlación entre ambos aspectos tienen un sentido científico. Existe una disfunción en los lóbulos frontales del cerebro, una zona íntimamente relacionada con el control de impulsos y las formas sociales de actuación. Esta disfunción provoca también un deterioro del sentido del olfato. ¿Es esto aplicable a todos los humanos? ¿Todos los que poseen un débil sentido del olfato son psicópatas? Opino que no, que la relación no es bidireccional, que el que no es capaz de captar olores en toda su intensidad no es siempre un psicópata.

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.