Batiburrillo.net

Inicio » Varios » El Tema » La sejuela

La sejuela

Analiza con atención las catorce afirmaciones que vienen a continuación. Son los síntomas de una nueva enfermedad. Una enfermedad que han padecido un grupo determinado de personas desde siempre, pero que ahora se ha estudiado en profundidad. Comprueba si alguno o todos estos síntomas te afectan y, entonces, desconfía, la sejuela se ha apoderado o se está apoderando de ti. ¡Vamos al grano! Ahí va la lista. ¿Por qué no le echas un vistazo?

La sejuela

  1. Si un café express produce insomnio.
  2. Si una cerveza lleva directo al baño.
  3. Si todo parece muy caro.
  4. Si cualquier tontería causa enojo.
  5. Si cualquier exceso, por muy pequeño que sea, provoca aumento de peso.
  6. Si se llega a la edad de los metales: cabellos de plata, dientes de oro, marcapasos de titanio.
  7. Si se hace el amor casi tres veces por semana (casi el lunes, casi el miércoles, casi el sábado).
  8. Si la carne da gastritis, el chimichurri irrita y el ajo se repite.
  9. Si la sal sube la presión.
  10. Si al mozo se le pide una mesa lo más lejos posible de la música y de la gente.
  11. Si atarse los cordones da dolor de cintura.
  12. Si la TV adormece.
  13. Si hay que usar varios pares de anteojos (de lejos, de cerca, medio, de sol…).
  14. Si le dicen “señora” o “señor” en todos lados.
VER TAMBIÉN:   Kazuki Yamamoto, el arte sobre la espuma de un café con leche

¿Tienes alguno de estos sntomas? Todos son prueba irrefutable de que la persona padece de “sejuela“. O sea,  “se jue la” juventud…

Nota importante: Está claro que ni tú, ni yo, ni ninguno de esos amigos con los que salimos a tomar los vinillos tiene esos sntomas, por tanto ninguno de nosotros padece la sejuela. Somos y seremos jóvenes hasta la muerte. ¿No es así?

Te recomendamos

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario