Sociedad

¿Cerebro o mente?

Está claro que el cerebro y la mente están íntimamente relacionados. Algunas teorías afirman de que cerebro y mente son lo mismo. ¿Es o no es así?

¿Cerebro o mente?

El problema de las relaciones entre el cerebro y la mente ha preocupado desde hace siglos a filósofos, psicólogos, psiquiatras, neurofisiólogos y, en general, a todos los estudiosos de las ciencias de la conducta. En la actualidad, no hay duda de que todos los procesos denominados mentales son, en el fondo, procesos cerebrales.

Los pensamientos, las ideas, la imaginación, los recuerdos, las memorias, las ilusiones o las emociones son productos del funcionamiento cerebral. Sin embargo, siglos de dualismo psicofísico han mantenido, y mantienen todavía, esta aparente contradicción entre mente y cerebro.

Para la mayor parte de la gente, la mente es algo distinto del cerebro. Algo que tiende a confundirse fácilmente con lo inmaterial, existiendo una especie de rechazo emocional a aceptarla como una producción o actividad de nuestro cerebro. A pesar de todo, y aunque los conocimientos científicos actuales impiden aceptar la mente como algo distinto, si es cierto que los mecanismos del cerebro para generar las actividades mentales están muy lejos de ser comprendidos.

De hecho, el mantenimiento del término mente, o mental, para ciertos procesos, tiene un valor más afectivo o emotivo que científico. Los esfuerzos seculares de la filosofía para la comprensión de los problemas psicofísicos, aunque muchos de sus autores formen parte de los mayores pensadores de la historia, han sido incapaces de satisfacer el rigor del científico en el estudio del concepto de mente, y los futuros progresos de la síntesis filosófica dependerán en gran medida de la capacidad de la ciencia para suministrar a la filosofía elementos de trabajo suficientes.

Temas como la verdad científica, la naturaleza de la realidad o el lugar del hombre en el Cosmos requieren para su estudio el conocimiento de la constitución, la cualidad, las capacidades y las limitaciones de la mente humana, a través de la cual se supone que han de resolverse estos problemas; del mismo modo, gran parte de los dogmas religiosos del hombre, e incluso su moral y sus códigos legales, se hallan extraordinariamente influenciados por el resultado final de la controversia mente-cerebro. En último extremo, la finalidad y los valores del género humano pueden quedar profundamente afectados cuando se logre un punto de vista satisfactorio sobre este complejo tema.

Gracias al tejido cerebral el hombre es capaz de hacer cosas aparentemente sorprendentes. Puede tomar conciencia de su ambiente exterior y conciencia de determinados estados de su propio cuerpo; puede aprender y recordar, controlar muchas de sus funciones corporales y, al mismo tiempo, controlar también muchos de los aspectos del medio ambiente; puede desarrollar conceptos tanto para los objetos concretos como para los símbolos abstractos, y, finalmente, puede utilizar estos conceptos de formas diversas, llamadas pensamientos, imágenes, ideas, etc. Todas estas actividades han sido denominadas mentales, conscientes o inconscientes. No hay duda de que todas ellas proceden del cerebro, pero nadie conoce a la perfección cómo se originan.

Sin embargo, aunque sea mucho aún lo que se ignora sobre el cerebro, los conocimientos actuales sí permiten refutar las teorías categóricas que aseguran poderes ocultos en la mente, o las que afirman que el hombre utiliza cotidianamente solo una ínfima parte de su capacidad cerebral.

Fuente: Temas Clave de Aula Abierta Salvat – El cerebro. Publicado en el año 1981
Autor: Juan Masana Ronquillo.

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba