Ciencia y tecnología

El clima influye en la supervivencia del coronavirus en el aire

Las investigaciones continúan. En una de ellas se ha concluido que el coronavirus se transmite mejor o peor en el aire en función del estado climático. A continuación hablamos de dicha investigación.

El clima influye en la supervivencia del coronavirus en el aire

Grupos importantes de científicos siguen insistiendo en que el coronavirus, el SARS-CoV-2, se transmite por el aire, a través de las gotículas, las gotitas de saliva, que una persona contagiada expulsa al toser y al estornudar. Nos referimos a la transmisión a través de aerosoles.

Tal como nos explican en Physics of Fluids, un grupo de científicos ha incidido en investigar de como el clima puede influir a la hora de permitir que las gotas contaminadas vayan de un lugar a otro, llegando a llevar el virus a personas sanas.

Sobre la investigación

Talib Dbouk, uno de los autores del estudio, ha dicho lo siguiente: «Descubrimos que las altas temperaturas y una humedad relativa baja provocan altas tasas de evaporación de las gotas de saliva contaminadas, lo que reduce significativamente la viabilidad del virus«.

En el citado estudio se descubrió también que lo mejor para que el coronavirus no consiga sus propósitos es que la velocidad del viento no sea muy alta. Los investigadores dedujeron que si esta velocidad se mueve entre diez y quince metros por segundo las gotículas mantienen su forma, lo que trae consigo que el SARS-CoV-2 se propague si forma parte de ellas.

Como consecuencia de lo indicado, siempre que se den las circunstancias citadas, debe mantenerse una distancia horizontal adecuada, y también vertical, para evitar los contagios. Si se tiene en cuenta lo indicado, los viriones, es decir, la partícula infecciosa diseñada para la transmisión del genoma del ácido nucleico entre huéspedes o células huésped, no podrán consumar sus acciones.

Sobre la segunda ola

Los autores de la investigación explicaron que «los hallazgos deben tenerse en cuenta con respecto a la posibilidad de una segunda ola pandémica en las temporadas de otoño e invierno, cuando las bajas temperaturas y las altas velocidades del viento aumentarán la supervivencia y transmisión del virus en el aire«. Ello invita a que todos seamos responsables y respetemos las medidas que se dictan para evitar los contactos por proximidad, y con ello evitemos los contagios.

Conclusión

No hay dudas sobre que el mantenimiento del SARS-CoV-2 en el aire es muy corto, pero ello no significa que durante su estancia flotando no contacte con el sistema respiratorio de personas y se introduzca en su organismo.

Por ello insistimos sobre lo ya dicho: no salgamos a la calle y no nos movamos en recintos cerrados sin mascarilla y evitemos, siempre que sea posible, la proximidad con otras personas. Si lo hacemos, contribuiremos a que en nuestra lucha contra el coronavirus consigamos la victoria.

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba