Ciencia y tecnología

El descubrimiento del átomo y las teorías que lo acompañan

En el átomo está el origen de toda la materia. Para llegar a tal conclusión tuvieron que pasar miles de años desde el origen de la humanidad. A continuación mostramos una somera explicación sobre el proceso.

El descubrimiento del átomo y las teorías que lo acompañan

El que en muchas ocasiones se haya denominado a nuestra época como la era atómica puede llevar a pensar que el átomo es un descubrimiento reciente; sin embargo, nada más lejos de la realidad. En efecto, el término átomo, que en griego significa indivisible, fue propuesto en el siglo V a. de C. por el filósofo griego Demócrito de Abdera para explicar su peculiar teoría sobre la composición de toda la materia.

Antes de conocer el átomo

Hasta ese momento, la mayoría de los pensadores griegos había mantenido que todos los cuerpos existentes en la Tierra estaban formados únicamente por cuatro elementos básicos: aire, fuego, tierra y agua. Según esta teoría las diferencias existentes entre unos cuerpos y otros se deberían a la distinta proporción en que cada uno de ellos entrase en su composición.

Frente a este modelo, Demócrito propuso que toda la materia existente debía de estar formada por una serie de diminutas partículas, tan pequeñas, que era imposible concebirse nada menor, de ahí el nombre de átomos que dio a las mismas.

Estos átomos eran totalmente diferentes según se tratase de una sustancia u otra, y así, según Demócrito, los átomos de agua eran suaves y redondeados, los de fuego estaban cubiertos de espinas, y los de tierra tenían una superficie rugosa. Los átomos de las distintas sustancias se unían entonces entre sí proporcionando a los cuerpos compuestos sus propiedades características.

La teoría de Demócrito

Desde un punto de vista meramente científico, la teoría de Demócrito tiene aspectos que en la actualidad pueden provocar sonrisas. Sin embargo, su mérito fue grande, ya que fue él quien primero se opuso a la teoría de los cuatro elementos mantenida y apoyada por filósofos de tanto prestigio como Aristóteles, tenido durante siglos como auténtico padre de la ciencia occidental.

La influencia de Aristóteles

La alta consideración y autoridad indiscutible en que se tuvo a Aristóteles dio lugar a que, durante siglos, sus hipótesis continuaran teniéndose por válidas, mientras que las teorías de Demócrito, contrarias a las del gran maestro, fueron prácticamente olvidadas.

Habría de pasar mucho tiempo para que de nuevo el término átomo fuese puesto en vigor. El encargado de esta resurrección es el químico inglés John Dalton (1766-1844), quien en 1803 propuso una nueva teoría sobre la constitución de la materia que iba a ser básica para todas las investigaciones posteriores tanto en el campo de la Química como en el de la Física.

La teoría de Dalton

Según la teoría de Dalton, toda la materia existente se podía dividir en dos grandes grupos: los elementos y los compuestos. Los elementos, en número muy reducido, actualmente se conoce únicamente la existencia de 106 elementos, estarían formados por unas unidades fundamentales que, en honor a Demócrito, Dalton denominó átomos.

Estos diminutos átomos se podían unir en proporciones definidas y constantes dando lugar a unas estructuras mayores denominadas moléculas, que eran a su vez las unidades fundamentales de los distintos compuestos químicos existentes en la Naturaleza.

Aunque los tipos de átomos existentes eran realmente pocos, uno por cada elemento, las posibilidades de unión entre ellos eran muy grandes, con lo que se podrían formar miles y miles de moléculas diferentes, cada una de las cuales correspondería a un compuesto químico distinto cuyas propiedades dependerían del número y la naturaleza de los átomos que formasen sus moléculas, así como del tipo de unión de dichos átomos.

Conclusión

Desde el punto de vista actual, la teoría de Dalton presenta algunos fallos, como, por ejemplo, seguir considerando que los átomos son indivisibles. Sin embargo, esa estructura general en la que todos los cuerpos se podían considerar formados por moléculas, y éstas a su vez formadas por átomos correspondientes a los distintos elementos, sigue siendo plenamente aceptada, si bien quedaba a los científicos un arduo trabajo para intentar conocer con mayor exactitud la naturaleza y la estructura de estas pequeñas entidades básicas en la constitución de la materia.

Fuente: Temas Clave de Aula Abierta Salvat – La energía del átomo. Publicado en el año 1981
Autores: Manuel Acero e Ildefonso Irún

Fabriciano González

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.