Inicio » Curiosidades » Ciencia y tecnología » Electrodos que transforman pensamientos en palabras

Electrodos que transforman pensamientos en palabras

La experiencia se realizó hace más de tres años. Un grupo de científicos de la Universidad de Utah consiguió, después de implantar unas rejillas de electrodos bajo el cráneo y sobre el cerebro (sin penetrar en el mismo), leer los pensamientos y convertirlos en palabras. El invento permitirá de manera transitoria que, pacientes con una severa parálisis cerebral, se comuniquen con sus pensamientos.

Bradley Greger, profesor de bioingeniería de la Universidad de Utah, explicó que habían conseguido descifrar palabras utilizando sólo las señales nerviosas emitidas por el cerebro. Las rejillas fueron implantadas sobre el centro del habla en una persona que padecía ataques epilépticos severos. El paciente ya se había sometido a una craneotomía con el fin de colocar un sistema de electrodos que fuese capaz de localizar la fuente de sus convulsiones, con el fin de tratarlas quirúrgicamente.

  Los perros y la televisión

Electrodos que transforman pensamientos en palabras

Con las rejillas implantadas, se registraron las palabras que el paciente leía mentalmente. Después de repetirlas al ordenador que registraba el proceso, se pudieron ubicar las señales cerebrales que las generaban en un porcentaje elevado.

Aunque la investigación se encuentra en una primera fase, los artífices de la misma auguran el poder construir un sistema que permita efectuar ensayos clínicos con personas que padezcan parálisis o trastornos similares, como un derrame cerebral o con la enfermedad de Lou Gehrig.

Aunque la enfermedad que padezcan estas personas sea en muchos casos irreversible, la posibilidad de que se comuniquen con los que los rodean a través de pensamientos – palabras, supondrá para ellos una mejor calidad de vida.

Visto en Europa Press

Artículos relacionados

Acerca de fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.